Riñas dentro y fuera de las escuelas preocupa a la comunidad educativa en Bonao

Redaccion
Nacionales
Rinas

Las juntas de vecinos, profesores y otros sectores de la comunidad educativa de Bonao están preocupados por los pleitos y otros incidentes violentos que, con frecuencia, se originan a la salida de los centros educativos, algunos de los cuales han degenerado en lesiones y heridas graves.

La situación ha sido un estallido que la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) dice trató de prevenir proponiendo que en el reinicio de la docencia presencial se trabajaran programas de orientación y terapias para la población estudiantil que se acercaba a las escuelas, luego de un año y medio de encierro por la pandemia del COVID-19.

El miembro de la Comisión Nacional de la ADP, profesor Raúl Martínez, cree que la situación no se resolverá con el incremento de policías escolares, porque el régimen disciplinario es muy dócil.

“Todo eso advertimos que iba a pasar, los muchachos estaban desconectados y en encierro un año y medio. Hubo una ruptura del año escolar y en ese tiempo han visto cosas que antes no veían, en los barrios”, sostuvo.

“Vienen y le meten clases como que no pasó nada, como que los niños no estuvieron encerrados, solo pensaron en el negocio, comida, dinero, y vamos para la clase, y medios de comunicación, invertimos tanto, y pintamos, ¿anjá? ¿y la parte humana?”, criticó Martínez.

El dirigente de ADP cree que este estallido de violencia continuará, por lo que la comunidad debe aliarse a las escuelas para poder hacerle frente.

Considera que el Manual de Convivencia es muy complaciente con los estudiantes y ata de manos a los profesores.

El director del distrito educativo 16-04 de Bonao, maestro Estanislao Peralta Castillo, dijo que los hechos que se han producido en las últimas semanas preocupan a toda la comunidad.

Informó que este martes se reunirían los directores de varios centros educativos, la directora de la Regional 16, Mayelin Almonte, y el director de la Policía Escolar, José Manuel Figuereo, para discutir y proponer una solución urgente al problema de violencia que afecta a los centros educativos, ya que se han registrado varios incidentes.

Más:  A dos años del escándalo Odebrecht prevalece una burlesca impunidad: Análisis de Juan Bolívar Díaz

En el encuentro donde estuvieron, además, los estudiantes que protagonizaron las peleas, estuvo el enlace distrital, Margarita Rosario; el director del liceo Elías Rodríguez, donde ayer se originó uno de las riñas y la coordinadora del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), Carmen Ovalles.

“Los efectos de este encierro están evidenciándose, nos toca mediar, buscar salida y trabajar con proyectos que tienen que ver con la cultura de paz”, indicó, porque “la escuela sola no puede”.

El director del distrito indicó que fuera de los planteles la situación se vuelve incontrolable, pero junto a la comunidad se pueden evitar estos incidentes.

“Estamos tratando de que la Policía Escolar nos dé más apoyo y que la policía preventiva, por lo menos esté en los alrededores mientras se produce la salida de los estudiantes”, manifestó.

El presidente de la junta de vecinos Unidos para Vencer de la comunidad Los Arroces en Bonao, considera que el trabajo de orientadores y psicólogos de la escuela no se ve y piensa que las instituciones educativas se aíslan de su responsabilidad con los estudiantes.

“Yo pensé que a mí del distrito me iban a llamar, hay muchos problemas, los orientadores, directores, no sé qué es lo que está pasando, qué es lo que están haciendo”, sostuvo.

Candelario sufrió en carne propia un episodio de violencia contra su hija, una niña de nueve años de edad que fue agredida a las afueras de su escuela. La dirección del centro le dijo “que no tenía que ver con lo que ocurre en las calles”.

“Hay una preocupación muy grande, porque el descuido es muy grande”, dijo, para informar que en los próximos días todas las juntas de vecinos de su comunidad se reunirán para discutir el problema.