narcotráfico

¿Y ahora?

JUAN T H

Todavía resuenan en mis oídos las palabras de Gonzalo Castillo diciendo que “quien gane las elecciones de febrero, ganara las de mayo”.

En un encuentro con dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana el presidente Danilo Medina aseguró que la oposición no encontrará palabras para excusarse frente a sus militantes y simpatizantes cuando los resultados de las elecciones le fueran adversas.

“Las elecciones de febrero son la antesala de la victoria de mayo. El que gane en febrero se pone en la antesala de la victoria”, dijo Danilo. (Me imagino a Luís con la banda presidencial sobre su pecho)

En varias ocasiones escuché al Primer Ministro José Ramón Peralta asegurar que el PLD ganaría más del 70% de los municipios y distritos. Igual postura tenían las bocinas que hasta el último momento aseguraban en sus medios que el gobierno barrería en la capital, el gran Santo Domingo, San Cristóbal y demás pueblos del Sur, así como en las 14 provincias del Norte y en las del Este.

Los resultados, como todos sabemos, fueron otros: Perdieron en casi todas las demarcaciones con grandes poblaciones. Los recursos del Estado no bastaron para   comprar la voluntad de un pueblo que hace tiempo decidió apostar por el cambio. A pesar del dinero, de los electrodomésticos, las raciones de alimentos, las fundas, las cajas, las amenazas a los empleados públicos, el chantaje a los pobres que reciben migajas, del miedo dirigido con el coronavirus, la gente salió a votar en contra del gobierno. Fue un voto consciente de castigo.

Los hechos pueden más que las palabras. El hecho concreto, irrebatible, a la vista de todos, es que el PRM ganó contundentemente, y que el PLD perdió. No es verdad que haya “un empate técnico”. ¡Al carajo! ¡No es cierto! ¡Mentira del diablo!

Decían que  el que ganaba las municipales ganaría las presidenciales. Ahora no es así. Ahora, según el Comité Político el PRM que ganó, perdió, y el PLD, que perdió, ganó. No lo entiendo. Es una “Gonzalada”.

Gonzalo, que más ameno y entretenido no puede ser, dice que Luís Abinader mintió porque no sacó más del 50%. Y que si las elecciones presidenciales hubieran sido el pasado domingo iría a una segunda vuelta. Sucede que Luís no era candidato el domingo pasado, como Gonzalo tampoco. Lo que estaba en juego no era la presidencia de la República. Habrá que decirle a Gonzalo que no se desespere, que su pela va en mayo.

El escenario de mayo es distinto al de marzo. El PLD tiene un candidato presidencial estancado, que no prende ni empujado, ni con cables, que los esteroides del Estado no han sido suficientes para fortalecerlo, razón por la que no llega un 30%, mientras que  Luís Abinader se fortalece de tal modo que ya  sobrepasa el 50%, es decir, ganará en primera vuelta.

Una ventaja de un candidato bueno, que no comete errores elementales ni infantiles, que sale airoso de las elecciones municipales, como Luís, frente a un candidato estancado, sin discurso, sin brillo, sin la estampa o perfil de  candidato, no tiene ninguna posibilidad de ganarle a Luís en mayo. Eso es definitivo.

Danilo lo dijo, y es cierto, el que gane en marzo, ganará en mayo. El PRM ganó en febrero y ganará en mayo.

Abinader le lleva 30 puntos a Gonzalo. En dos meses es imposible superar esa distancia. Ya lo dije. Luis no pierde las elecciones de Gonzalo ni que se vuelva loco y salga desnudo caminando por el malecón.