Un afrocaribeño gana una demanda de racismo tras prohibirle jugar dominó en una plaza

Redaccion
Mundo
Domino

Un jurado de Londres (Reino Unido) dictaminó que el Ayuntamiento de la ciudad de Westminster no tuvo en cuenta la ley de igualdad al prohibir a un afrocaribeño y sus amigos congregarse en una plaza.

En enero de 2021, las autoridades locales prohibieron las reuniones sociales en la plaza Maida Hill Market, ubicada al noroeste de Londres, que era frecuentada por vecinos de la zona para conversar y jugar juegos de mesa.

Ernest Theophile, un hombre negro de 74 años, que jugaba al dominó con regularidad en ese espacio, fue acusado de ser demasiado «ruidoso» y causar disturbios.

Por su parte, Theophile alegó que el caso estaba motivado por cuestiones raciales ya que las personas que suelen acudir a dicha plaza pertenecen a minorías étnicas.

El Ayuntamiento explicó que la prohibición se debía al comportamiento antisocial que las personas tenían en la plaza: como orinar en público, traficar con drogas y beber, así como el ruido. Afirmaron haber recibido más de 200 quejas.

Dos meses después, la medida fue eliminada, aunque se mantuvieron ciertas restricciones como tocar música a todo volumen, beber alcohol y gritar e insultar; acciones que pueden ser sancionadas con penas de cárcel.

Más:  Embarcadores en EEUU piden a clientes no enviar ilícitos en cajas y tanques a RD

En vista de las circunstancias, Theophile impuso una demanda contra las autoridades, señalando que la orden impuesta en enero de 2021 había sido racista porque discriminaba la cultura caribeña, recoge The Guardian.

Él proviene de una familia de Dominica que emigró a Inglaterra en 1950. «Si eres de las Indias Occidentales, simplemente no puedes jugar al dominó sin hacer un poco de ruido», denunció Theophile.

Describiendo su relación con el lugar al que le prohibieron asistir, el jubilado detalló: «La soledad es uno de los factores más importantes de por qué nos reunimos allí. Por eso la plaza [es] ideal para nosotros». «Solo queremos un lugar donde podamos socializar y jugar algunos juegos para pasar el tiempo». añadió.

La jueza Heather Baucher, que preside el tribunal del condado central de Londres, dictaminó que el Ayuntamiento de Westminster se equivocó al tomar la medida cautelar sin tomar en cuenta la igualdad.

Por su parte, un portavoz del Ayuntamiento de Westminster dijo es la primera vez que les piden aplicar la ley de igualdad al presentar un requerimiento judicial.