Congresistas Espaillat y Cherfilus-McCormick encabezan resolución congresual que condena la decisión de SCOTUS de anular Roe & Casey

Redaccion
Mundo
Adriano Espaillat

Adriano Espaillat

La resolución reconoce que el acceso al aborto constituye el acceso a la atención médica como una libertad fundamental & la necesidad de una reforma judicial

WASHINGTON, DC – Hoy, los congresistas Adriano Espaillat (NY-13) y Sheila Cherfilus-McCormick (FL-20) introdujeron una resolución que condena la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de anular Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey y reafirma su compromiso de propiciar la justicia reproductiva y la reforma judicial.

Aproximadamente 64,000,000 de mujeres y niñas en edad reproductiva viven en los Estados Unidos, y más de la mitad de ellas viven en estados que podrían intentar prohibir o restringir aún más el acceso al aborto ahora que la Corte Suprema anuló Roe y Casey. Como declararon los jueces Breyer, Sotomayor y Kagan en su opinión disidente, la decisión en el caso Dobbs da como resultado “la reducción de los derechos de las mujeres y de su condición de ciudadanas libres e iguales”. Las mujeres que viven en la pobreza, las personas de color, las personas indocumentadas, así como las personas transgénero y de género no binario se verán desproporcionadamente perjudicadas por la acción del Tribunal Supremo. La decisión de poner fin al derecho constitucional federal al aborto priva a estos grupos de opciones y tendrá repercusiones personales y financieras negativas, incluida la inestabilidad financiera, la capacidad de obtener una educación superior, así como interrupciones en la atención médica general para las personas que dependen de clínicas para el cuidado preventivo.

“Nuestra nación se tambalea tras la decisión de la Corte Suprema de abolir los derechos reproductivos reconocidos en Roe y Casey y relegar a las mujeres y otras personas a un estatus de segunda clase aquí en nuestra nación”, dijo el Rep. Espaillat. “La Corte Suprema actuó como políticos y no como juristas neutrales cuando borraron décadas de progreso por la igualdad y la justicia reproductiva para millones de mujeres en Estados Unidos, que perdieron una protección constitucional fundamental y la libertad de elección. Esta decisión dañará desproporcionadamente a las mujeres de color, las mujeres que viven en la pobreza y las mujeres indocumentadas que no podrán viajar, y potencialmente pondrá vidas en peligro, ya que los estudios indican que las muertes relacionadas con el embarazo aumentarán en un 21 por ciento cuando se restrinjan los derechos reproductivos. El Congreso debe comprometerse a corregir este error y garantizar que continúe la lucha por la justicia reproductiva”.

«Las prohibiciones del aborto son discriminación y racismo sistémicos puestos en acción ―y el impacto de esta decisión recae más en las personas que ya enfrentan obstáculos discriminatorios en la atención médica, en particular las personas negras, indígenas y de color, las personas con discapacidades, las personas en áreas rurales, jóvenes, indocumentados y aquellos que tienen dificultades para satisfacer sus necesidades económicas. Los legisladores deben apoyar las políticas de salud basadas en ciencia y evidencia sólidas», dijo la Rep. Cherfilus-McCormick. «Los políticos deben buscar mejorar el acceso a la atención, no restringirla. Las restricciones legislativas interfieren fundamentalmente con la relación paciente-proveedor y disminuyen el acceso a la atención necesaria para todas las mujeres, y en particular para las mujeres de bajos ingresos y aquellas que viven a largas distancias de los proveedores de salud. Las decisiones sobre el cuidado de la salud deben ser tomadas de manera conjunta solo por los pacientes y sus profesionales de la salud de confianza, no por los políticos. Décadas de ataques han dejado el derecho al aborto colgando de un hilo en los EE.UU. Me enorgullece haber votado a favor de la Ley de Protección de la Salud de la Mujer y seguiré luchando hasta que cada persona, sin importar dónde viva, cuánto dinero gane o cómo luce, tenga la libertad de tomar sus propias decisiones sobre su vida y su futuro”.

Más:  La expresidenta de facto boliviana Jeanine Áñez afirma que ya no quiere vivir

“La decisión de la Corte en el caso Dobbs debería ser fuertemente condenada. De hecho, la decisión deja en claro que nuestro Sistema Judicial necesita desesperadamente una reforma. La resolución introducida por el congresista Espaillat y la congresista Cherfilus-McCormick, así como los 50 copatrocinadores originales, reconoce esto. Es un llamado a la acción que todos los que se preocupan por la democracia, la igualdad y la justicia deberían escuchar”, dijo la Prof. Khiara Bridges, profesora de Derecho en la Facultad de Derecho de UC Berkeley y directora de la Facultad del Centro de Derechos Reproductivos y Justicia.

La resolución de Espaillat-Cherfilus-McCormick:

  1. Condena la inquietante y recién constituida decisión de la Corte Suprema en el caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization;
  2. Se compromete a utilizar las autoridades constitucionales con que cuenta el Congreso en virtud del Artículo III de la Constitución para promulgar la reforma judicial, ayudando a reafirmar la confianza pública en la Corte Suprema para que no sea vista como una institución partidista.
  3. Se compromete a garantizar que la ley federal promueva la justicia reproductiva, reconociendo que el acceso al aborto constituye el acceso a la salud como una libertad fundamental de todos los seres humanos.
  4. Se compromete a proteger a las comunidades que se verán afectadas de manera desproporcionada por la decisión en el caso Dobbs, incluidas las mujeres de color, las mujeres indocumentadas, las mujeres que viven en la pobreza, las personas LGBTQIA+, las personas no conforme con el género y las personas con discapacidades.
  5. Insta al Poder Ejecutivo a utilizar las autoridades constitucionales y un enfoque del gobierno en su conjunto para avanzar en la justicia reproductiva.

Haga clic aquí para leer la resolución Espaillat-Cherfilus-McCormick en su totalidad.

La resolución cuenta con el respaldo de NARAL Pro-Choice America y al menos 50 copatrocinadores originales, incluyendo los representantes Judy Chu (CA-27), Mondaire Jones (NY-17), Ayanna Pressley (MA-07), Adam B. Schiff (CA-28), Jamaal Bowman, Ed.D (NY-16), Ilhan Omar (MN-05), Ro Khanna (CA-17), Pramila Jayapal (WA-07), Eleanor Holmes Norton (DC-At Large), Yvette Clarke (NY-09), Grace Meng (NY-06), Seth Moulton (MA-06), Troy A. Carter, Sr. (LA-02), Ritchie Torres (NY-15), Nydia M. Velázquez (NY-07), Paul D. Tonko (NY-20), Earl Blumenauer (OR-03), Nanette Diaz Barragán (CA-44), Dina Titus (NV-01), Gerald Connolly (VA-11), Suzanne Bonamici (OR-01), Bonnie Watson Coleman (NJ-12), Donald Payne, Jr. (NJ-10), Danny K. Davis (IL-07), Janice Schakowsky (IL-09), Sheila Jackson Lee (TX-18), Mark Takano (CA-41), Brenda Lawrence (MI-14), Anthony G. Brown (MD-04), Nikema Williams (GA-05), Raja Krishnamoorthi (IL-08), Albio Sires (NJ-08), Jahana Hayes (CT-05), Dwight Evans (PA-03), Emanuel Cleaver, II (MO-05), Mike Quigley (IL-05), Suzan DelBene (WA-01), Susie Lee (NV-03), Madeleine Dean (PA-04), Andre Carson (IN-07), David Scott (GA-13), Frederica Wilson (FL-24), Jerry McNerney (CA-09), Haley Stevens (MI-11), Mark DeSaulnier (CA-11), Andy Levin (MI-09), Mike Doyle (PA-18), Veronica Escobar (TX-16), Grace F. Napolitano (CA-32), Juan Vargas (CA-51), y Carolyn B. Maloney (NY-12).