Vía crucis en reclamo de obras en comunidades Línea Noroeste

El Jacaguero

“Sin agua, sin luz, ni carretera, no hay votos en la zona costera”

Por Rafael Pujols

MAO, RD.- “Sin agua, sin luz, ni carretera, no hay votos en la zona costera”, así lo reiteraron centenares de habitantes de las comunidades costeras de Montecristi, durante un vía crucis que recorrió más de 16 kilómetros y que estuvo encabezado por el Obispo de la Diócesis, Monseñor Diomedes Espinal.

Los organizadores dijeron que con dicho vía crucis, que duró alrededor de 3 horas, se procura sensibilizar a las autoridades gubernamentales para que vayan en atención de las secciones y parajes que componen los distintos

Vía crucis en reclamo de obras en comunidades Línea Noroeste. Rafael Pujols

Municipios de la costa de esa provincia, y solucionen la problemática de agua potable, energía eléctrica y carretera, entre otros males, como el caso de la sequía que le está mermando la producción lechera y se les mueren los animales.

La caminata convocada por las diversas organizaciones comunitarias de Arroyo Caña, Agua de Luis, Los Derramaderos, la Diócesis, Caritas y  otras de la zona, inició en la primera de las localidades y culminó en el distrito municipal de Hatillo Palma.

El Obispo de la Diócesis Mao-Montecristi , Monseñor Diómedes Espinal, quien marchó junto a su rebaño, puso su ejemplo y durante un tramo cargó con la cruz y dijo que dicha marcha es una denuncia del olvido del gobierno hacia esa empobrecida zona.

El prelado católico señaló que, “quienes cargaron la cruz decían qué cruz tan pesada, qué largo es el camino, pero no se quejaban por el madero que cargaban, sino por el vía de crucis de tantos años sin luz, sin agua y sin carretera”.

“No queremos un Nueva York chiquito, queremos una República Dominicana grande, en donde no sólo un grupito ande viajando por elevados, túneles y Metro, sino que los campesinos puedan moverse por carreteras; pero parece ser que tenemos un gobierno sordo, mudo, indiferente y que no tiene compasión de los más pobres”, adujo la máxima autoridad de la iglesia católica en el Noroeste.

El obispo de la Diócesis Mao-Montecristi explicó que dicha actividad no era política, sino de unas 20 comunidades que vienen padeciendo de la falta de servicios básicos como son: el de agua potable, electricidad y vías de comunicación en buen estado.

“Simplemente queremos que se atiendan estas necesidades básicas, para el desarrollo y crecimiento de estas comunidades pobres, olvidadas por todos”, precisó Espinal, quien pidió a los políticos no sólo ir a esos pueblos en campaña a hacer falsas promesas, sino que lo hagan durante todo el año.

Entre las demandas de las organizaciones comunitarias de la costa de Montecristi están: construcción de unos 25 kilómetros de carreteras y calles, que se empalme esas comunidades con el acueducto de la Línea Noroeste , y electrificación de Los Derramaderos, donde existen unas 410 familias sin luz; así como el equipamiento de un centro tecnológico e instalar una botica popular en la zona.

Centenares de personas que residen en Arroyo Caña, Los Derramaderos, Agua de Luis, Agua de La Palma , Copey, Manantial, Puerto Juanita, El Papayo, El Guayo, Cepitén y Los Limones, entre otras, se sumaron al vía crucis, cargando una cruz y portando pancartas.

Ana Primitiva González, una señora de 72 años de edad, pidió al presidente Leonel Fernández, tenga piedad y misericordia para que les dejen morir junto a la cruz del calvario, “Los pobladores de la zona Costera nos estamos quemando, muriendo a pedazo y en el olvido, nuestros animales están corriendo la misma suerte”, tras afirmar que vio una vaca aplastarse en un camino por la falta de agua.

También los dirigentes comunitarios Miguel Núñez, presidente de la junta de vecinos de Arroyo Caña; Leonardo Cruz Rodríguez, de la junta de Vecinos de Los Derramaderos; Sandra Pérez, del centro de madres de Arroyo Caña y Gladis de Jesús Bueno del Centro de madres de esta última comunidad, advirtieron que sin agua, luz ni carretera, no habrá votos en la zona costera.

Consideraron como injusto, que unas 20 comunidades llevan décadas clamando por agua potable, mientras gran parte del preciado líquido lo utilizan poderosos para irrigar terrenos dedicados a la agricultura ante la indiferencia de las autoridades.

¿Que opinas sobre esto?