Sobredosis, depresión y escándalos: qué fue de las chicas Disney más famosas

Bella Thorne, Demi Lovato y Selena Gomez han vivido el lado oscuro de la fama (Foto: Bella Thorne/Intagram- ddlovato/Instagram- Reuters)

Alcanzaron la popularidad cuando eran niñas pero muy pronto se dieron cuenta de que el éxito no era necesariamente sinónimo de felicidad

Para muchas de las chicas Disney alcanzar la popularidad también les trajo depresión, enfermedades, sobredosis y escándalos de lo que algunas nunca lograron sobreponerse del todo.

Lo que inició como una historia de fama y reconocimiento internacional pronto se transformó en un infierno del cual aún algunas siguen tratando de salir.

Britney Spears

Instagram @britneyspears)

Quizás uno de los casos más dramáticos hasta ahora sea el de la “Princesa del Pop” y es que las horas más bajas de la estrella quedaron a merced del público.

Britney debutó en El Club de Mickey Mouse al lado de otros niños que hoy son figuras (Christina Aguilera, Ryan Gosling y Justin Timberlake).

Logró sobrevivir a los cambios de la adolescencia y en 1999 se convirtió en estrella mundial como cantante.

Parecía que todo marchaba por buen camino, pero algunas decisiones de Spears (además de un cambio en las letras de las canciones que interpretaba, mucho más atrevidas, y una imagen más sensual, un beso en la boca con Madonna) hacían ver que quería modificar su rumbo.

Después vinieron los problemas en su vida personal: un matrimonio de algunas horas en Las Vegas, su boda con Kevin Federline y su divorcio.

Llegó entonces uno de sus capítulos más oscuros: problemas mentales la llevaron a quedar bajo tutela de su padre, un helicóptero fue a sacarla de su casa en plena crisis de salud, se rapó en público, con las lentes de los paparazzi sobre ella, y ocurrió aquella agresión en la que una Britney totalmente enfurecida, y ya rapada, se lanzó -con sombrilla en mano, contra una camioneta.

Fue el momento de parar y tras estar unos años alejada de la escena pública, parecía que Britney estaba de vuelta, pero -otra vez- sus problemas mentales hicieron mella.

El año pasado decidió pausar su carrera luego de pasar unos días internada en un centro psiquiátrico.

“Mi situación es única, pero les prometo que estoy haciendo lo mejor en este momento. Su amor y dedicación son increíbles, pero lo que necesito ahora mismo es un poco de privacidad para lidiar con todas las cosas difíciles que la vida me está presentando”, pidió en un video en Instagram.

Desde entonces son escasas las apariciones públicas de Spears y mucho menos las entrevistas. Sólo mantiene a sus seguidores al tanto de su vida a través de redes sociales, sin que por ahora se vislumbre un regreso a los escenarios.

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan. Foto: Bryan Adams

La hermosa pelirroja de Juego de gemelas se transformó radicalmente en apenas unos años. El trabajo nunca dejó de llamar a su puerta, al menos no en la época que aún no era una protagonista constante de la prensa rosa en Estados Unidos por sus escándalos.

La actriz de Chicas pesadas y Herbie parecía destinada a los lugares más altos de Hollywood, pero su gusto por la fiesta y muchas malas decisiones la convirtieron de a poco en uno de esos personajes indeseables a los que se condena al olvido.

Y es que Lohan fue durante unos años “la reina de la noche” junto a Britney Spears o Paris Hilton. Con frecuencia se le veía llegar a los lugares de moda, donde protagonizaba penosas escenas (se le vio destapando una cerveza con su vestido, lo que dejó en evidencia que no portaba ropa interior y fue captada durmiendo a pleno a bordo de un vehículo, lo que aún ahora la convierte en objeto de memes).

Con las salidas nocturnas vinieron las detenciones por conducir bajo los efectos de sustancias, el abuso de alcohol y drogas e incluso un juicio en el que fue condenada a pasar tres meses en la cárcel.

Hubo un momento en que Lohan era la protagonista de la prensa escandalosa. Se decía que era adicta al sexo, se desnudó en Playboy y trabajó junto a un actor porno.Parecía que su caída no tendría fin.

La salvación de Lindsay, quizás, ocurrió gracias a que escapó de las garras de Hollywood.

Se mudó a Europa y dejó de ser el objeto codiciado de la prensa. Los escándalos, es cierto, no la abandonaron. Basta recordar su tormentosa relación con Egor Tarabasov, con quien se le vio peleando en Mykonos, el lugar donde Lohan abrió un club de playa.

“Ninguna mujer puede ser golpeada y quedarse con esa persona si él no está preparado para decir lo siento”, confesó la actriz en Instagram.

A los 33 años, Lohan parece muy lejos de su época más oscura.”Al día de hoy no bebo ni salgo de fiesta porque estoy demasiado ocupada dirigiendo el negocio y supervisándolo todo”, aseguró el año pasado.

“La gente ha dicho demasiadas cosas negativas sobre mí sobre esa época en la que todavía salía por las noches y me gustaba bailar en la discoteca, en la que me divertía como cualquier chica de mi edad. Soy quien soy y tengo claro que siempre he sido una buena persona. Me cuido, me mantengo sana y sigo divirtiéndome cuando tengo ocasión, aunque ya no salga demasiado, beba y me vuelva loca”.

Demi Lovato

Demi Lovato (IG: ddlovato)

Fue diagnosticada con trastorno bipolar, tuvo problemas alimenticios y sobrevivió a una sobredosis de drogas.

Quien diga que la vida de Demi Lovato ha sido sencilla parecería quedarse solo con la imagen de la actriz y cantante exitosa que comenzó su carrera cuando era una niña y alcanzó la fama como chica Disney en Camp Rock.

La misma Demi había “engañado” a la gente, pues pocos se imaginaban el drama en su vida hasta que la situación la sobrepasó y en 2010 (con solo 18 años) ingresó a un centro de rehabilitación.

Fue el inicio de una larga jornada para Demi, quien confesó que ni siquiera esperaba llegar a los 21 años.

En 2011 la joven supo que es bipolar, aunque reconoció que está cansada de ser etiquetada por ese padecimiento. “Es algo que tengo, no es algo que soy”.

Lovato dejó de beber y controló sus problemas alimenticios, pero una recaída en 2018 la llevó al borde de la muerte.

Una fiesta en su casa se salió de control y Demi tuvo que ser hospitalizada por una sobredosis de fentanilo, la misma sustancia que mató a Prince.

La joven de 27 años nunca ha ocultado su lucha por mantenerse sobria. En marzo de 2019 escribió en Instagram: “Hoy habría cumplido siete años sobria. Necesitaba cometer esos errores, pero nunca debo olvidar que eso es exactamente lo que son: errores”.

Demi reapareció en escena el pasado febrero, cuando interpretó el himno de Estados Unidos en el Super Bowl.

Selena Gomez

Para la estrella de “Los hechiceros de Waverly Place” su época oscura no vino de la mano de alguna adicción, sino de su turbulenta relación con Justin Bieber y de serios problemas de salud.

Lo que comenzó como un romance adolescente con Justin pronto se transformó en un vínculo tóxico de idas y vueltas, apariciones públicas llenas de cariño y rupturas abruptas, para comenzar el ciclo una vez más hasta que Bieber se enamoró de Hailey Baldwin, terminó con Selena y se casó con la modelo.

En ese inter (que se prolongó años), Selena fue diagnosticada con lupus, lo que derivó en una depresión que la llevó a estar en un centro de rehabilitación.

Su lupus también le trajo secuelas por las que se debió someter a un trasplante de riñón.

Y además, la cantante y actriz debió soportar las críticas y burlas en redes sociales, principalmente por su aspecto físico. Y es que Selena tuvo el “atrevimiento” de subir unos kilos, lo que no le perdonaron.

“Creo que especialmente para la gente joven, pasar tanto tiempo mirando qué dicen de ti es malo. A mí era algo que me estaba afectando mucho. Me deprimía. Me sentía mal conmigo misma. Miraba mi cuerpo de manera diferente y todo tipo de cosas”, confesó la mujer que alguna vez tuvo el récord de mayor número de seguidores en Instagram (actualmente tiene 171 millones en su comunidad).

A los 27 años Selena reconoció que la autoestima y la confianza siguen siendo una lucha constante para ella y confesó que a veces piensa que estará siempre sola.

“Después de que pasan esos 15 minutos me digo a mí misma ‘sé que hay alguien para todos'”.

Por ahora, la cantante parece estar en un momento menos turbulento de su vida.

Miley Cyrus

Disney consiguió en la adorable niña protagonista de “Hannah Montana” a su nueva estrella, pero pronto Miley dio muestras de rebeldía.

Al igual que ocurría con su personaje en la popular serie, parecía que Miley era una frente a la cámara y una muy diferente en su vida personal.

Primero se filtraron unas fotos íntimas que Cyrus se habría tomado para su entonces novio, Nick Jonas y luego dejó atónita a la audiencia de Rock in Rio en Madrid 2010, cuando apareció con un ajustado body en el escenario, en donde también realizó sensuales fotografías.

Miley tenía entonces 17 años y ya estaba muy lejos de Hannah. En aquel momento ya había aparecido semidesnuda en la portada de una revista y mostraba sin pudor su gusto por la marihuana.

Era solo cuestión de tiempo hasta que se desatara una grande y eso ocurrió con aquel video en que apareció desnuda sobre una bola de demolición.

Luego vino su aparición de 2015 en los MTV, cuando apareció con diminutas prendas en tono nude e hizo un twerking a Robin Thicke que se hizo viral.

En aquella época Miley ya había terminado su romance con Liam Hemsworth, su amor de adolescencia, y parecía estar fuera de control.

Los desnudos en revistas se hicieron constantes y también sus polémicos shows y algunas relaciones con mujeres.

El paso del tiempo fue mesurando a la cantante y en 2018 parecía estar en una etapa menos intensa.

Retomó su romance con Hemsworth y se casaron a finales de ese año, pero 2019 la volvió a poner en la escena del escándalo.

En agosto, Miley fue vista muy cariñosa con una bloguera en Italia. Horas después confirmó su ruptura con Liam.

Miley transitó, en apenas unas semanas, de estar casada con Liam a tener un fugaz romance con una mujer e iniciar una nueva relación al lado del cantante Cody Simpson, con quien -por ahora- parece tener un amor estable.

“Hay buenos hombres por ahí, no se rindan. No tienes que ser gay, hay buenas personas con penes por ahí, solo tienes que encontrarlos. Siempre pensé que era gay porque pensaba que todos los chicos eran malvados, pero no es cierto. Hay buenas personas que tienen penes. Solo he conocido uno, y él está en este en vivo”, confesó Miley sobre su más reciente romance.

Bella Thorne

actriz Bella Thorne

Quien fuera protagonista de Shake It Up, una comedia de Disney Channel, da ahora de qué hablar por sus declaraciones y por mostrarse sin filtro en las redes sociales, en donde ha compartido -por ejemplo- imágenes de su primera depilación de la zona del bikini o una fotografía en el baño.

El año pasado fue especialmente activo para Bella en cuanto a su presencia en los medios.

A finales de junio hizo públicas imágenes íntimas luego de ser amenazada por un hacker con filtrarlas en la web.

“Me siento observada, siento que alguien me ha quitado algo que solo quería que viera una persona especial. Puedo dormir esta noche mejor sabiendo que recuperé mi poder. No puedes controlar mi vida, nunca lo harás”, escribió aliviada.

Luego lloró por la manera en que Whoopi Goldberg se refirió a ella por el hecho de haberse tomado fotos íntimas. “Una vez que tomas esa foto, entra en la nube y está disponible para cualquier pirata informático que la quiera. Y si no sabes que en 2019 esto es un problema, lo siento”, dijo la presentadora.

“Qué vergüenza, Whoopi, qué vergüenza, por expresar esa opinión pública de esa manera sobre mí y por hacer creer a los jóvenes que son repugnantes por tomarse una foto desnuda”, le respondió Bella.

Thorne además dio de qué hablar cuando se declaró pansexual (en 2016 aseguró que era bisexual).

“En realidad soy pansexual y no lo sabía. Alguien me explicó bien de qué se trata. Te gustan los seres, o ellos, o esto o eso. Literalmente te gusta la personalidad. Sólo te gusta un ser”, declaró en un programa de televisión.

Entre todos los temas por los que dio de hablar también estuvo aquella información relacionada con su debut como directora de una película pornográfica.

Bella explicó que no quería hacer solo una “escena de sexo”.

“La manera en que veo lo sexy es viendo todo pero nada también. Como, dejar mucho a la imaginación, pero dejar que sea tan natural que lo veas. No quiero ver todo simplemente.Prefiero simplemente obtener partes y partes, porque siento que cuando haces el amor, no ves todo directamente. Estás obteniendo partes y partes. Estás viendo esto y un poco de eso. Me interesa cómo la gente tiene sexo. Es algo como de este nivel de conexión”.  infobae.com

¿Que opinas sobre esto?