¿Quién será responsable de las ideas sin sentido de Trump?

Donald Trump. Reuters / Reuters

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Leer más opinión en CNNE.COM/OPINION.

(CNN) — En medio de la mayor crisis de salud en la memoria viva, el médico responsable de ayudar a encontrar una solución, una vacuna, dice que fue destituido por desafiar las ideas sin sentido del presidente Donald Trump sobre la hidroxicloroquina. El Dr. Rick Bright, jefe del programa de vacunas, dice que perdió su trabajo por exigir que las ideas de Trump sean sometidas a pruebas rigurosas. Bright fue destituido como director de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. y fue degradado a un puesto en los Institutos Nacionales de Salud.

En respuesta al reclamo de Bright, Trump dijo que “nunca había oído hablar de él“. “El tipo dice que fue expulsado de un trabajo, tal vez sí, tal vez no. Tendrías que escuchar al otro lado”.

¿Quién será responsable de esto y del creciente número de ultrajes que han prolongado la crisis y provocado más muertes?

“¿Qué tienen que perder?” Trump le preguntó a los estadounidenses durante una sesión informativa del 4 de abril, ya que instó a los espectadores ansiosos a tomar el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina, que ahora sabemos que podría provocar más muertes, para tratar el covid-19.

La respuesta, por supuesto, es su vida. Puede preguntar de nuevo qué puede perder el pueblo de Georgia, ya que inicialmente aplaudió al gobernador Brian Kemp, quien ignora las propias directrices de Trump y comienza a reabrir el estado en el apogeo de una pandemia.

Ante la alarma por el plan de Kemp y su apoyo, Trump revirtió inesperadamente el rumbo el miércoles por la noche, anunciando que le dijo al gobernador que estaba “totalmente” en desacuerdo con la reapertura de ciertas instalaciones como spas, salones de belleza y salones de tatuajes.

Con eso, retrocedió en uno de sus errores, quizás con la esperanza de evitar la culpa de otro aumento de pacientes con covid-19.

Otro error grave se habría agregado a la larga serie de errores presidenciales a lo largo de este camino, errores por los cuales ni Trump ni sus acólitos y promotores, incluido Fox News, que ofrece un megáfono por cada indignación de Trump, se disculpan.

¿Se llamará a la administración Trump para dar cuenta de las acusaciones extraordinariamente serias del Dr. Bright, quien, en un comunicado, dijo que resistió la presión para perseguir la panacea de drogas de Trump y se opuso a “apresurarse ciegamente hacia drogas no probadas” que podrían ser “desastrosas y resultar en innumerables muertes más”.

Durante semanas, los anfitriones e invitados de Trump y Fox News repitieron sin cesar afirmaciones no comprobadas sobre la hidroxicloroquina. El principal especialista en enfermedades infecciosas del país, el Dr. Anthony Fauci, intentó valientemente reducir las expectativas. Pero Trump persistió. “Realmente creo que deberían tomarlo“, aconsejó, bloqueando a Fauci de comentar. Todos deseamos que hubiera una cura rápida y fácil, pero también queríamos un líder responsable.

Es solo un sentimiento“, explicó mientras promovía el medicamento desde la sede de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Soy un “tipo inteligente”. Trump dijo que había ordenado 28 millones de dosis; afirmó erróneamente que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos aprobó la hidroxicloroquina para el tratamiento del covid-19. Las personas se apresuraron a comprarlo, creando escasez para aquellos que lo necesitaban para tratar enfermedades como el lupus.

Ahora, un estudio de la Administración de Salud de Veteranos de EE.UU. encontró que los pacientes de covid-19 que tomaron el medicamento “revolucionario” de Trump tenían más probabilidades de morir que los que no lo hicieron. En el estudio, el 27,8% de los que lo tomaron murieron, en comparación con el 11,4% que no lo hicieron. Se detuvo un estudio en Francia para evitar daños mayores. Lo mismo sucedió con un estudio brasileño.

El presidente ya no habla sobre la droga. Tampoco lo hacen las personalidades de Fox News, que golpearon el tambor implacablemente, con sus médicos propensos a la charlatanería que lo promocionan en múltiples programas, emocionando a Trump, amante de Fox, quien, según los informes, se reunió en la Casa Blanca con Laura Ingraham de Fox y dos invitados habituales de su programa de televisión para discutir la promesa de hidroxicloroquina, según el Washington Post.

El tiempo que él y la red desperdiciaron promocionando la droga podría haberse utilizado para guiar al público sobre formas de protegerse a sí mismos, formas de proteger a la comunidad, protegernos a todos.

Trump y todos los demás que magnifican las exhortaciones más irresponsables del presidente tienen culpa en este desastre.

Cuando la pandemia ya se estaba extendiendo y Trump seguía diciendo que todo estaba bajo control, despreciando los llamados a la acción urgente como un “engaño” en su contra por parte de los demócratas y los medios de comunicación, sus propagandistas favoritos en Fox seguían diciendo las mismas mentiras. Entre ellos, Sean Hannity era notorio, aunque dijo a principios de este mes en una entrevista que nunca lo llamó un “engaño”.

Hannity, por supuesto, estaba haciendo eco de la disminución del virus por parte de Trump. Encuesta tras encuesta encontró que los republicanos desde el principio estaban menos preocupados por el virus.

Uno duda en culpar a los individuos, políticos o famosos, por los asesinatos ejecutados por un virus. Pero el hecho ineludible es que el mensaje de Trump, Hannity y otros en los medios de comunicación de derecha facilitó que el virus llevara a cabo su misión mortal.

¿Se responsabilizará a alguien por la flagrante información errónea?

Uno podría pensar que esta es una pregunta ética que mejor queda para el futuro, una que deberíamos discutir cuando la carnicería haya terminado. Pero eso sería un error, porque Trump y sus ayudantes continúan derramando gasolina sobre el furioso incendio.

Antes de que el gobernador Kemp anunciara que para fines de esta semana la gente puede comenzar a arreglarse las uñas y hacerse un tatuaje, tal vez debería haber pasado unas horas en el Hospital Phoebe Putney Memorial en Albany, Georgia, donde, según Los Angeles Times, el personal estaba “luchando por tratar a una comunidad afectada por una de las tasas de coronavirus más intensas de la nación“.

Muchos en Georgia están furiosos con el gobernador; los alcaldes se esfuerzan por descubrir cómo proteger a los residentes de una orden peligrosa que impide que las ciudades impongan restricciones.

Y si bien el presidente ha retrocedido en su apoyo a la medida del gobernador, está claro que Kemp y otros gobernadores están siguiendo el ejemplo de Trump para acelerar la reapertura antes de que los científicos piensen que es seguro.

Trump también debería mostrarnos cuán convencido está de la necesidad de “liberar” a los estados de las órdenes de quedarse en casa pasando un tiempo en un hospital inundado de pacientes con covid-19.

La orden de Georgia, que también reabriría las salas de cine para el lunes, llega antes de que el estado cumpla con las condiciones oficiales de la Casa Blanca para comenzar a reabrir: 14 días de disminución de casos, pruebas “robustas” de anticuerpos y coronavirus entre los trabajadores de la salud. Nada de eso ha sucedido.

Ahora, Trump ha revertido su posición sobre Georgia, pero no antes de expresar su apoyo a las decisiones de Kemp y enviar un fuerte mensaje a sus partidarios de que favorece una reapertura acelerada de la economía. Está enviando mensajes mixtos en el momento más peligroso.

Georgia no está lista para abrir. El modelo científico que la Casa Blanca ha estado utilizando dice que las órdenes de quedarse en casa deben permanecer vigentes en Georgia hasta al menos junio. El director de los CDC, Dr. Robert Redfield, advierte que una segunda ola del virus podría afectar aún más el próximo invierno, cuando también se espera la gripe estacional.

Las acciones y palabras de Trump podrían garantizar que eso sea precisamente lo que suceda. Y sus cómplices en Fox News magnificarán el impacto nocivo de las decisiones equivocadas. Todos pagaremos el precio y nunca se disculparán. Nunca admitirán que se equivocaron. Se dejará al pueblo estadounidense llegar a un veredicto y proceder en consecuencia.

¿Que opinas sobre esto?