Obama se rinde ante los Castro

Obama y Raúl Castro mantiene la esperanza de viajar a Cuba. AP

Me opongo firmemente a las capitulaciones del presidente Obama ante los enemigos de la libertad, en particular a su contemporización con la dictadura de Castro. Durante décadas, tanto con gobiernos demócratas como republicanos, no ha dejado en ningún momento de ser política de los Estados Unidos negar la aceptación incondicional de la brutaldictadura de Castro, que ha mantenido su férreo control del poder mediante el terror y la represión.

En su discurso del 17 de diciembre de 2014, el presidente Obamadeclaró su apoyo a un “compromiso” con el régimen de Castro, proclamando que los últimos “50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado. Es hora de un nuevo planteamiento”. Inexplicablemente, el argumento de que levantar las sanciones promoverá la democracia parece reservarse exclusivamente a Cuba. Durante las décadas en que Portugal, España y Grecialanguidecieron bajo dictaduras, la Comunidad Europea se negó a aceptarlos como miembros hasta que fueran democracias.

“Inexplicablemente, el argumento de que levantar las sanciones promoverá la democracia parece reservarse exclusivamente a Cuba”

Ningún poder legislativo democrático, ni en los Estados Unidos ni en Europa, tomó en consideración aceptar en la comunidad de las democracias el régimen de Oliveira Salazar enPortugal o el régimen de Franco en España, ambos con una duración de casi 40 años, simplemente porque se las arreglaran para aguantar el tipo durante tanto tiempo. En cambio, laComunidad Europea actuó solidariamente hasta los tiempos de decadencia de dichas dictaduras, acelerando las transiciones democráticas de esas naciones.

La legislación de los Estados Unidos ya establece que se pondrá fin a las sanciones contra el régimen de Castro, incluso sin que medie decisión del Congreso, una vez que se cumplan algunascondiciones básicas. En primer lugar, deben ser liberados todos los presos políticos, no sólo un puñado a su arbitrio, como ha sido el caso de “la lista de los 53” de Obama y Castro, a muchos de los cuales se les ha vuelto a detener desde entonces. En segundo lugar, deben legalizarse los partidos políticos, unos sindicatos independientes y una prensa independiente. Y, por último, deben programarse unas elecciones libres y limpias.

Cuando el presidente Obama pide el fin inmediato de las sanciones, ¿cuál de esas condiciones está diciendo que no se merece el pueblo cubano? ¿Cuál de ellas es una carga demasiado onerosa para que las cumpla un gobierno del siglo XXI?

Las transiciones democráticas en España, Portugal, Grecia,Sudáfrica, Chile y la República Dominicana se produjeron en gran parte debido a la presión externa. La contemporización, la financiación y el comercio a gran escala son el oxígeno que regímenes autoritarios como la China comunista necesitan para sobrevivir; pero tales medidas sólo conducen a más opresión, no a más democracia.

El presidente Obama ha garantizado el reconocimiento diplomático al régimen de Castro, ha incrementado el comercio, ha accedido a sus demandas de más viajes y ha puesto en libertad a espías convictos y a un asesino que han sido recibidos como héroes por el régimen. Ha obtenido poco a cambio, ya sea para el pueblo de Cuba o para el de los Estados Unidos. Desde su anuncio de diciembre, se han registrado más de 2.500 detenciones políticas en Cuba. Cada domingo, decenas de manifestantes, entre ellos las Damas de Blanco, son golpeadas y detenidas cuando van a misa.

El régimen de Castro continúa dando cobijo a terroristas de ETA y de las FARC, así como a prófugos de la justicia estadounidense, entre ellos, a Joanne Chesimard, que está entre “los terroristas más buscados” del FBI; al terrorista fabricante de bombas William Morales y al asesino Charles Hill. El régimen permite a Rusiamantener un barco espía en aguas cubanas para vigilar a los Estados Unidos. En febrero de este año, fue detenido por las autoridades colombianas un barco de bandera china que iba a introducir de contrabando armas en Cuba.

“El presidente Obama dice que debemos abandonar nuestra mentalidad de Guerra Fría; sin embargo, es el régimen de Castro el que debe cambiar”

En julio de 2013, las autoridades panameñas interceptaron un envío clandestino de armas de Cuba a Corea del Norte; un comité de las Naciones Unidas calificó este envío ilegal como la mayor violación de las sanciones contra Corea del Norte hasta la fecha.Éste es a día de hoy el régimen de Castro. El presidente Obama dice que debemos abandonar nuestra mentalidad deGuerra Fría; sin embargo, es el régimen de Castro el que debe cambiar.

La apertura de una embajada de Cuba en Washington es una farsa porque, en lugar de representar al pueblo cubano, representará solamente un régimen en crisis que silencia el disenso a base de violencia, niega el acceso a Internet a más del 96% de los cubanos, tipifica como delito los actos más inofensivos y contribuye a sostener organizaciones terroristas en todo el mundo. Los auténticos líderes de Cuba, los presos políticos, los activistas de los derechos humanos y otros héroes, no van a tener voz allí. Es vergonzoso que el presidente Obama haya optado por aceptar una maléfica dictadura ilegítima a costa del pueblo al que oprime.

Marío Díaz Balart es un político republicano y miembro de la Cámara de Representantes por Florida.

elmundo.es

¿Que opinas sobre esto?