Novak Djokovic
AAPIMAGE / DPA AAPIMAGE / DPA

Novak Djokovic gana por octava vez el Open de Australia ante Thiem

El serbio, que encadena 20 victorias en suelo australiano, llega a los 17 ‘Grand Slam’

Joan Solsona/Melbourne

De la misma manera que se asocia el nombre de Rafael Nadal a la tierra de Roland Garros y el de Roger Federer a la hierba de Wimbledon, desde hoy ya se puede unir el nombre de Novak Djokovic al cemento del Open de Australia.

djokovic kxBE U10017746011MaFEl serbio se ha impuesto este domingo por octava vez en el torneo tras acabar con la rebelión de Dominic Thiem para cerrar un tanteo favorable de 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4, en 3 horas y 59 minutos. El campeón y defensor de la corona suma su decimoséptimo ‘major’ y pisa los talones a Federer, con 20, y Nadal, 19. Del mismo modo, recuperará mañana el cetro ATP.

Djokovic salió en tromba. En un visto y no visto, dominaba el marcador por 4-1. Y es que rompió el primer saque del austriaco, que pagaba la novatada. Sin embargo, el verdugo de Rafael Nadal en los cuartos fue comiendo poco a poco terreno a su adversario hasta igualar a cuatro juegos. Una doble falta de Thiem echaba por tierra todo el trabajo previo.

A pesar de la victoria parcial del serbio estaba permanentemente contrariado con la grada y con sus errores no forzados. Por eso perdió por segunda vez su saque en el tercer juego de la continuación.

Lo hizo también con una doble falta. En la cabeza de Nole pesaba el hecho que en el otro lado de la red había un jugador que le había derrotado en los dos precedentes más recientes entre ambos: semifinales de Roland Garros y ’round robin’ de la Copa Masters.

Una final suele estar igualada y la de Australia no sería una excepción. Thiem mantendría la renta a pesar de tener que salvar una pelota de rotura en el sexto asalto. Le podría la presión en el octavo, con dos tiros de revés que se marcharon.

A Djokovic le valía con un nivel medio para volver a meterse de lleno en el partido. En los largos intercambios, el segundo favorito del cuadro era mejor. Dominic necesitaba hacer maravillas para anotarse puntos.

El árbitro amonestó al serbio por retrasar la puesta en escena de la pelota. Posteriormente, le quitaron un servicio con 15-40 en contra. Thiem aprovecharía el momento de confusión para recuperar la delantera.

‘Nole’, que ni perdona ni tampoco olvida, se cruzó con el árbitro y le recriminó la señalización tocándole el pie. “Te has hecho famoso por pitarme lo que me has pitado, sobre todo en el segundo saque. Bien hecho“, le decía el tenista de Belgrado al juez de silla francés Damien Dumusois.

Se enfrenta al árbitro

No era la primera vez que el pupilo de Marian Vajda pagaba su ira con el árbitro. Y es que en las semifinales del último Roland Garros se las tuvo con el española Jaume Campistol, también por tardar en el servicio.

Has jugado a tenis? Has jugado a tenis, bien. Entonces sabes qué difícil es esta situación con 5-6. Fue más allá: “Te has hecho un nombre. Bien jugado“.

Si se toma el libro de reglas de los ‘Grand Slam’, Djokovic podría ser sancionado con 20.000 dólares por abuso físico. “Se considera cuando un jugador toca a un juez, espectador o persona“.

Dominic igualó el marcador y daba la sensación que tenía mejores sensaciones que su adversario. Tuvo dos pelotas de rotura nada más empezar el tercer acto. Aprovechó la segunda con un revés paralelo fuera de un tenista de Belgrado que se había ido completamente del partido.

15806422879205

Su perfil defensivo no le funcionaba contra un pegador que, además, cometía menos errores no forzados. ‘Nole’, por si fuera poco, pidió la presencia de la fisioterapeuta del torneo y se tomó una pastilla. Algo le molestaba. Perdía por 5-1.

Levantó tres pelotas de set, aunque no pudo con una cuarta. Ante tanta adversidad se decidió por refugiarse en los vestuarios de la central australiana para ser tratado.

Pasados cinco minutos regresó a la acción. Djokovic, apoyado por un sector de compatriotas, respiraba anotándose el juego inicial. Faltaba ver la respuesta de Thiem y al austriaco se le fue encogiendo el brazo con el paso de los minutos.

Tablas y todo empezaba de cero. En la manga de desempate, el serbio iba lanzado y golpeó primero. Se fue con una ventaja de 3-1 que supo manejar hasta el final, salvando todas las pelotas de ‘break’ que le salieron al paso. Nole encadena 20 partidos ganados en territorio australiano y así es más difícil perder. Es el único que se mantiene invicto en 2020.  marca.com