Matan joven y los vecinos incendian la casa del acusado

El lugar donde asesinaron a Dalma Alvarez.

La chica tenía apenas 21 años. En la noche del viernes, la asesinaron de dos tiros en la zona sudoeste de Rosario. El crimen conmovió a sus familiares y vecinos, quienes reaccionaron provocando destrozos y prendiendo fuego el frente de la casa del único sospechoso identificado, quien hasta ayer permanecía prófugo. Aunque los investigadores señalaron que el motivo del homicidio podría ser una venganza, hay quien sostiene que detrás podría haber una disputa entre bandas.
Ayer al mediodía, tanto autos como peatones apuraban su marcha para cruzar por la esquina de Suipacha y Garibaldi, el lugar donde horas antes se había consumado el asesinato que elevó a 124 el total de casos registrados durante este año en la región. Dalma Alvarez cayó allí sobre el pavimento, a pocas cuadras de su casa.
Los disparos que la mataron se escucharon poco después de las diez de la noche del viernes y alertaron a los vecinos de barrio Acindar, quienes la hallaron tirada en el suelo junto a su moto Yamaha YBR de 125 centímetros cúbicos.
Sacudiendo la cabeza, un chico que se dirigía hacia su casa, a metros de la escena del crimen, descartó que se tratara de un robo. “Se ahogaba cuando quería respirar”, recordó, angustiado. Contó que se escucharon al menos cuatro detonaciones y explicó: “Cuando la movieron para ponerla de costado, le empezó a salir mucha sangre por atrás de la cabeza”.
La agonía de la joven concluyó antes de que la Policía y los médicos pudieran auxiliarla. Su madre llegó a verla allí tirada. Y pronto empezó la bronca en el barrio.
Vecinos y familiares empezaron a apuntar contra un muchacho apodado “Pinocho”, quien vive en la misma zona donde se produjo el ataque a tiros. En la misma noche del viernes fueron hasta su casa, ubicada sobre la calle Ameghino al 2800, pero no lo encontraron. Enseguida atacaron la propiedad y le prendieron fuego a la ventana enrejada que tiene en la fachada.
La Policía también lo buscaba ayer, sin éxito. En el lugar del crimen se encontraron al menos tres vainas servidas calibre 9 milímetros, uno de los pocos indicios que dejó el feroz ataque.

clarin.com

¿Que opinas sobre esto?