LO IMPORTANTE DE LO URGENTE

Redaccion
Opiniones
Elis Peralta 3

En el siglo XXI, siglo de la información ilimitada y las respuestas exprés. La falta de un camino establecido muchas veces trae consigo que con el pasar de los años nos preguntemos cómo llegamos a donde estamos.

Todos hemos escuchado en algún momento sobre las prioridades, pero ¿nos hemos tomado un momento para entender que son, ver si realmente nos ayudan?

En términos generales, una prioridad es lo que está en primer lugar de interés para una persona. Una prioridad es aquella cosa por la cual tú serías capaz de sacrificar tu vida, salud y bienestar con tal de que eso sea logrado, cuidado y protegido.

Lo que sí es cierto es que, si nos basamos en lo que es correcto o no, van a darse muchas discrepancias en las listas de prioridades de los miembros de una sociedad.

Uno de los errores más comunes que cometemos en nuestras primeras inmersiones en la Productividad Personal, es confundir su propósito con el de simplemente tachar tareas o conseguir hacer más cosas en menos tiempo.

Está demostrado que esta acción nos produce placer. Incluso es recomendable añadir tareas de bajo perfil o que necesiten menor enfoque o inversión de energía para ser resueltas. Con esto conseguimos liberar cierta cantidad de dopamina (la conocida como la hormona de la felicidad) El verdadero problema viene cuando establecemos un plan de acción lleno de tareas de este tipo

Más:  No somos perfectos: La Vida y el Amor

Es importante distinguir las tareas que debemos hacer como las que debemos descartar. Gracias a ellos nos enfocaremos en lo adecuado y evitaremos caer del tachador o del ocupado.

Las 5 prioridades en la vida son:

Cuidar de las relaciones personales

Vivir el presente y aprovechar el tiempo.

Buscar el desarrollo personal.

Reducir las compras y rodearse solamente de objetos que traigan alegría.

Ser feliz.

“…Lo que es más importante casi siempre se relaciona con las personas a nuestro alrededor. Con frecuencia suponemos que ellos seguramente saben cuánto los queremos; pero nunca debemos suponer; debemos hacérselo saber. William Shakespeare escribió: ‘Quienes no muestran su amor, no aman’. Nunca nos lamentaremos por las palabras de bondad que digamos ni el afecto que demostremos; más bien, nos lamentaremos si omitimos esas cosas en nuestra interacción con aquellos que son los que más nos importan”