Domi García Saleta
Domi García Saleta

La Seccional del Distrito Nacional del Colegio Dominicano de Periodistas de nuevo en las manos equivocadas

Otra gestión inoperante para los periodistas del Distrito en la seccional, que renuncie su directiva

Domi García Saleta

La seccional del Distrito Nacional del Colegio Dominicano de Periodistas continúa siendo un órgano inoperante, vano, con una directiva que no asiste a las actividades del CDP, mucho menos ejecuta actividades propias.

Demás está decir que hay que buscar recursos para todo, pues la seccional del Distrito no recibe recursos, aunque está estipulado que sí, y  hasta para comprar café debe buscar dinero su directiva.

Para ganar la actual  gestión que encabeza mi amiga, que estudiamos juntas en la UASD, Rosana Figueroa y su equipo, se proclamaron salvadores y se comprometieron a sacar del abandono la ineficaz gestión pasada encabezada por una periodista de profesión y maestra de oficio, la cual dejó caer lo poco que logramos directivas pasadas, nunca más asistió a la institución y dejó el cargo a su suerte con tan mala suerte que los demás miembros de la seccional siguieron los pasos de su “líder” y abandonaron todo.

Esa gestión del grupo que lideraba David Lorenzo el responsable del atolladero de la gestión pasada,  a cuyo grupo sacaron por malos dirigentes y por creerse que habían comprado la institución manejándola a su antojo, desde cuentas y redes privadas para no dejar rastros, nombrando a sus parejas, amigas y cuñadas, situación que tanto criticamos de las gestiones del Marcelino Vega.

Rosana Figueroa tiene un compromiso que cumplir con los periodistas del Distrito Nacional, porqué votamos por ella con la idea del rescate y el cambio, su compromiso con nosotros debe consumarlo, queremos una seccional del distrito activa, que nos convoque, que nos defienda, ese órgano rescatado por mi equipo y el grupo de Yris Neida Cuevas, necesita que los actuales dirigentes se pongan a trabajar y honren su palabra.

Si la actual directiva, cuya cabecilla es la muy querida amiga Rosana Figueroa, entienden que no pueden trabajar, que no tienen tiempo, ni dinero, ni fuerzas, ni interés, entonces deben renunciar o de lo contrario formarán parte del grupo de periodistas responsables  del fracaso y abandono  de ese órgano , que tuvo épocas mejores y que evocamos regresen¡