LA HERENCIA DE LEONEL

El Jacaguero

Por JUAN T H

SANTO DOMINGO, RD.- Nunca tuve dudas de que Hipólito Mejía sería el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano. Decenas de artículos así lo testifican.

Nunca he tenido dudas de que Hipólito Mejía será el próximo Presidente de la República. Decenas de artículos así lo dicen.

Ahora bien. El país que encontrará Hipólito Mejía será un país devastado económica y moralmente. La herencia de 12 años, 8 de manera consecutiva será terriblemente negativa. A pesar de haber recaudado más dinero que todos los gobiernos juntos en toda la historia del país, Leonel y su Partido de la Liquidación Nacional dejaran el poder sin resolver ninguno de los problemas de la nación. Al contrario, todos los males se han agigantado. Los problemas de Educación, Cultura, Salud, Empleo, Vivienda, Seguridad Social y Ciudadana, Endeudamiento, etc., se han agrado durante los gobiernos de Leonel y el PLD.

Leonel dejará un país quebrado. Irresponsablemente endeudado en más de 23 mil millones de dólares; sin valores éticos-morales que apuntalen el desarrollo; sin un buen sistema de  educación; sin un buen sistema de salud; sin un sistema judicial confiable; sin garantías ciudadanas, con unas Fuerzas Armadas y una Policía que él admite tenerle miedo por corruptas.

Leonel dejará un país convertido en una selva de cemento y sangre donde nadie está seguro en ningún lugar; dejará un país convertido en un punto de drogas;  un país donde la corrupción se lleva  cien mil millones de pesos todos los años. ¡Leonel dejará un país ingobernable! Y lo sabe. Se va del Palacio, pero no del poder. Se lleva el Congreso y la Justicia para su casa. Dos poderes del Estado. Se queda con el liderazgo del PLD. Se queda con el centro de mando que es la Fundación Global.  Se queda con una buena parte de los medios de comunicación y de los periodistas que ha corrompido en 12 años, sicarios de la prensa.  Leonel se va, pero no se va. Dejará un país ingobernable para justificar su regreso cuatro años después.

Hipólito y el PRD encontrarán un país deshecho por la corrupción, el narcotráfico, el crimen, la violencia, la inseguridad ciudadana, la falta de educación, cultura, justicia, vivienda, empleo y alimentación. Un país devastado. Un país quebrado. Un país ingobernable.

Leonel quiere que Hipólito llegue al Palacio Nacional con las manos atadas. Sin poder enjuiciar a los corruptos porque no contará con los jueces de la Suprema Corte, ni de otras instancia. No podrá hacer nuevas leyes porque los senadores y diputados en su mayoría serán del PLD.  Leonel es un ambicioso que solo piensa en sí mismo.

Sin embargo de nada le valdrá el cúmulo de poder.  A grandes males, grandes remedios. El poder popular es más grande y poderoso que el poder del dinero, incluso que el poder de las armas. Las masas populares, encauzadas por el PRD y por Hipólito Mejía derrotaran a Leonel y al PLD en cualquier terreno.

Hipólito irá al gobierno con una visión moderna y  sentido histórico. No se dejará acorralar. Hará un gobierno para la gente invirtiendo los recursos en salud, educación, seguridad ciudadana, empleo, alimentación y vivienda. Hará lo que tenga que hacer para impulsar el desarrollo del país borrando así la herencia maldita de Leonel y el PLD, que pretende continuar Danilo Medina. Este  pueblo no quiere más de lo mismo, este pueblo se hartó de todo lo que huela al PLD. Este pueblo prefiere una revolución antes de permitir que el PLD siga en el gobierno.

 

¿Que opinas sobre esto?