Juan Manuel Santos
Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, durante una reunión en enero de 2018. Handout / Reuters

Juan Manuel Santos suspende la reanudación de diálogos con el ELN tras ataques

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó a su equipo negociador regresar de Quito, Ecuador. Allí se iba a iniciar la quinta ronda de diálogo por la paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La decisión del mandatario fue tomada luego de que el Ejército denunciara que el grupo insurgente realizara un atentado contra dos tramos del oleoducto Caño Limón-Coveñas en los departamentos colombianos de Arauca y Boyacá.

Estuvimos siempre dispuestos a prorrogar cese al fuego con Eln, inexplicablemente se negaron y hoy reanudaron ataques terroristas. Le di la instrucción a Gustavo Bell, jefe de @EquipoPazGob, de regresar inmediatamente de Quito y evaluar el futuro del proceso.

Este 9 de enero había vencido el cese al fuego bilateral acordado entre las partes y si bien desde ambos lados había intenciones de extenderlo, no lograron llegar a un acuerdo.

Miradas diferentes

Según las autoridades colombianas fue el ELN el que se negó a extender el cese al fuego. Mediante un comunicado, la misión negociadora de Bogota expresó: “Ha sido clara y expresa la voluntad del Gobierno Nacional de prorrogar el cese al fuego y de renegociar condiciones que atiendan al llamado de todos los colombianos y de la comunidad internacional”.

En ese sentido, apuntaron que el ataque del grupo armado vuelve a “afectar gravemente a la población” y de esa manera “desatienden el clamor de la sociedad civil, líderes políticos, de derechos humanos, la Iglesia, países amigos y las Naciones Unidas”.

Esta mañana reiteré a nuestras Fuerzas Armadas actuar con contundencia y responder a esta agresión del Eln. Mi compromiso con la paz será indeclinable, pero a esta se llega con hechos concretos, no solo con palabras.

El ELN, por su parte, había remarcado que el gobierno venía incumpliendo su palabra durante la suspensión de hostilidades vigente hasta el martes ya que persistían los crímenes contra líderes sociales por parte de paralimitares y el ejército. De acuerdo al Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), citado por el diario El Tiempo, fueron 170 los referentes comunitarios muertos durante 2017.

“La mayoría de la elite dominante sigue pensando en lucrarse de la guerra“, como se vio en 2017, que fue “un ejemplo trágico, de cómo el régimen fortaleció su máquina de guerra y recrudeció el genocidio de líderes populares que se le oponen”, apuntó la guerrilla en un comunicado oficial.   actualidad.rt.com