Iglesia Católica alarmada por suicidios

El Jacaguero

La Iglesia Católica de Santiago, consideró ayer sorprendente la cantidad de suicidios en los primeros meses del año, lo que definió como un drama humano desgarrador con una secuela en los familiares lamentable, lacerante, terrible e incomprensible.

En su nota editorial, Camino, asegura que la cifra de muertos va por setenta y “la secuela que deja esta decisión lamentable en los familiares es lacerante, terrible e incomprensible”.

Asimismo, señala el vocero católico que ante la grave situación  surgen interrogantes sin respuestas, como por ejemplo, ¿Qué pasó?, ¿Se pudo evitar?, ¿Por qué lo hizo?

“Estamos en presencia de un drama humano desgarrador, que es privarnos de la vida que nos regaló el Creador para que viviéramos felices”, explicó.
Consideró  paradójico que mientras más avances hay en la comunicación, hoy mucha gente se siente sola, aturdida, abandonada en su mundo interior.

Sostuvo que la depresión, una de las causas principales del suicidio, está arropando a muchos seres humanos en estos tiempos modernos.
Propuso fomentar la unidad familiar, la solidaridad comunitaria, la cercanía fraterna e Integrarse  a grupos de servicio y jamás   aislarse

Sugerió al Ministerio de Salud Pública ampliar la cobertura de Salud Mental en los hospitales, abarcando otros centros diseminados en toda la geografía nacional.
Igual puede hacer el Ministerio de Educación en las escuelas y colegios haya un  psicólogo que pueda brindar ayuda profesional a tantos niños y adolescentes que van por la vida sin rumbo y necesitan apoyo.

“Estas muertes de niños, adolescentes y adultos que disponen de su existencia, sepultándola para siempre, merece una respuesta de profesionales en el área de la conducta que pueda llevar luz a esa oscuridad, ansiedad y desesperanza que empuja a estos hermanos hacia el abismo”, declaró.

Propuso también fortalecer la vida espiritual  en Jesús, que  mostró el amor del Padre, la razón que da sentido a nuestras vidas en los momentos de tormenta.

“No olvidemos sus palabras cuando nos dice: Vengan a mí todos los que estén cansados y agobiados, que yo los aliviaré”, concluyó Camino.

¿Que opinas sobre esto?