Gonzalo, Luis, Leonel y el PLD

Luís Céspedes Peña

El Mirador

De la figura de Gonzalo Castillo, el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y fuerzas aliadas, sale el olfato de la mayoría de dominicanos, muy parecido al de los perros rastreadores, que saben el lugar donde se encuentra el objetivo que buscan.

Es una figura que la gente lo observa más como el hombre que tiene la suficiente capacidad para manejar el Estado como una empresa eficiente, dirigida a llevar los beneficios a los lugares donde más se necesitan.

Parecería como si el Presidente Danilo Medina lo habría construido para continuar su gran obra de gobierno, la mejor de todos los tiempos en la República. Una obra de acciones que mantiene al Presidente Medina, en el primer lugar de popularidad de todos los políticos y que si se hubiese permitido su reelección, hoy su porcentaje de triunfo estaría, aún con la pandemia del coronavirus, en más de un 70 por ciento.

Y Gonzalo Castillo está demostrando, con sus hechos, que es la típica copia del Presidente Medina, trabajando para los más necesitados. Y como lo que quiere la mayoría de dominicanos es a un Presidente que trabaje para su desarrollo, ahí tienen al empresario que usa sus recursos para favorecer a los necesitados.

Podemos decir que en América Latina, para no involucrar al mundo, Gonzalo Castillo es algo extraño, como si se tratara de un ángel llegado del cielo en estos momentos de crisis, por el coronavirus, que sacude a la humanidad.

En mis años, no conocí a dos figuras políticas presidenciales con los mismos ideales humanistas de ayudar a los más necesitados, de una manera decidida, como también contar con el apoyo de los sectores inversionistas, generando riquezas o empleados, como son el Presidente Medina y Gonzalo Castillo.

Y, aunque a la oposición no le conviene, con Gonzalo Castillo en la Presidencia de la República, tendríamos a esos dos humanistas gobernando la nación.

Gonzalo Castillo tiene otro don sacerdotal, el cual consiste en ganar votos, pero mediante sus acciones humanitarias, contrariamente a Luis Abinader, el candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que es un aficionado a los movimientos de protestas, aunque ese tipo de política le dio algunos buenos resultados, como fue el ganar las elecciones municipales y con ellos también eliminar, por el momento, la figura política de uno de los líderes mundiales más atractivos que conocemos, como lo es Leonel Fernández, víctima de una campaña sucia, salida de los perremeístas, acusándolo de ser el padre de los corruptos en sus tres gobiernos, por los cuales era “encarcelado” por sus llamados “Tribunales populares”.

Probablemente, sin imaginárselo, Gonzalo Castillo logró, en pocos meses, ser la figura presidencial del momento con mayor simpatía entre los diferentes electores. Su identificación con las necesidades de los pobres, resolviendo parte de ellas con sus recursos, es hoy su mayor arma sumatoria de votos.

La oposición lo critica porque usa sus recursos para resolver necesidades, algo insólito en un país que, aunque sigue avanzando hacia el progreso definitivo, todavía tiene cosas por resolver a beneficio de la mayoría. ¡Si Gonzalo Castillo resuelve millares de problemas usando sus recursos, qué ocurrirá manejando todos los del Estado! Observamos que la oposición le tiene miedo a ese tipo de accionar de Gonzalo Castillo.

Leonel Fernández, uno de los líderes políticos con una gran visión de desarrollo y con un discurso atractivo, con su determinación de abandonar al PLD que lo llevó tres veces al gobierno, tiene una oportunidad para salvar su situación retornando a su organización.

Leonel sabe que sus enemigos no están en el PLD, aún con sus diferencias con otros líderes morados, sino en el PRM, que fue el que financió las protestas destructivas en su contra, a través del movimiento político Marcha Verde.

Si Leonel decidiera retornar al PLD, para su bien y los demás seguidores suyos, en minutos el PRM desataría otra campaña en su contra, la cual tiene organizada. ¡Así como suena! El PRM sabe que si Leonel retorna al PLD, aunque no pueda ser el candidato a la Presidencia, éste, con Gonzalo Castillo, se quedarían prácticamente con el gobierno, porque barrerían en las elecciones del Congreso Nacional.

La Política ya es diferente en mundo. Cristina Fernández, después de varios períodos gobernando a Argentina, hoy es la vicepresidenta de la República. ¡Y está recuperando todo su liderazgo, en busca de volver a ser la Presidenta!

Pero Leonel sabe que la mayoría de sus seguidores no se sienten bien fuera de su PLD y que si él no logra un acercamiento antes de las elecciones, la totalidad de ellos va a votar morado, incluyendo al Gran Santo Domingo o Santiago de los Caballeros, donde están sus principales fuertes políticos.

¡Hace falta un interlocutor que hable con Danilo Medina, Leonel y Gonzalo Castillo, en busca de la unidad esperada! Hoy, no sabemos mañana, los números políticos dicen que Gonzalo está en primer lugar, Luis Abinader en segundo y Leonel Fernández en tercero.

Brevemente, hacemos saber al PLD por esta vía, que debe buscarle una solución rápida a la asignación de las Tarjetas Solidaridad, especialmente la Quédate en Casa, porque la mayoría de peledeístas y aliados no se están favoreciendo de la misma, en virtud de que con el sistema usado, que es el Internet, los “morados” de las zonas rurales, donde está uno de los “fuertes” de los oficialistas, no está llegando hasta ellos.

En el caso de los barrios, la mayoría de peledeístas y aliados tampoco es favorecida, porque el sistema, de manera extraña, los rechaza, aunque no estén en ningún programa. Conocemos de cientos de personas pobres, identificadas con el PLD, que cada vez que ingresan sus datos al Internet, le contesta diciendo que no califica.

Para que el PLD pueda resolver ese problema, debe activar a los Comités Intermedios y de la Base, los cuales-lamentablemente-ya no son mecanismos para llegar a su militancia para los planes sociales del gobierno. Todavía hay tiempo para resolver ese grave problema.

Hay una situación muy difícil y que es hay opositores que están recibiendo las Tarjetas Solidaridad, especialmente la Quédate en Casa, que se burlan de los peledeístas que no logran insertarse a esos planes sociales, lo que está creando un panorama peligroso a final de la campaña.

No es que se excluya a la oposición pobre de esos planes del gobierno, porque ellos también necesitan, especialmente los justos-que en la mayoría de los casos- son personas honestas. El problema está en que la mayoría de peledeístas y aliados, sufren las burlas de otros adversarios inconscientes.

No se entiende por qué, pero eso debería ser una preocupación para los gobiernistas.

¡Cuidado con otro sabotaje electrónico!

Por Luís Céspedes Peña

¡Gracias por leernos!

¿Que opinas sobre esto?