Santiago en monumento

Gestión Abel Martínez la más humana en la historia de Santiago especialista asegura limpieza disminuye enfermedades

Santiago, RD.- La limpieza que exhiben la ciudad y todo el municipio, con un manejo correcto del Vertedero de Rafey y el moderno sistema de reciclaje de la basura, hacen de la actual gestión que encabeza el alcalde Abel Martínez, la más humana en la historia del Municipio de Santiago.

Después de largos años de manejo irresponsable de un vertedero ardiendo en llamas durante 24 horas, produciendo una contaminación permanente y causando afecciones respiratorias, en niños y adultos, así como la proliferación de enfermedades como chikungunya, dengue, leptospirosis y otras, los santiagueros hoy viven libres de contaminación.

Durante muchos años los hospitales vivían repletos de pacientes afectados por afecciones pulmonares, respiratorias y otros virus, producidos en gran parte por el alto grado de contaminación, ante la inoperancia de las pasadas gestiones que una tras otra dejaba a Santiago en el más completo abandono.

Los altos niveles de limpieza que se registran en todo el Municipio de Santiago, han contribuido satisfactoriamente en el control de las enfermedades infecto contagiosas, reportándose índices muy bajos en comparación con lo que se daba en el pasado.

El medico especialista en epidemiologia, doctor Pedro Mendoza, asegura que en Santiago han disminuido considerablemente los casos de leptospirosis y de asma, ya que ambas enfermedades están asociadas a la contaminación ambiental, ya sea por ratas o por la humareda que produce la quema de basura y esos aspectos están bajo control en Santiago.

“La higiene personal, de la familia y de una ciudad es vital para mantener la buena salud y si en una ciudad hay cúmulo de basura la gente está expuesta a enfermarse más por los tantos desperdicios biológicos y se constituyen en un alto riesgo para la salud de la gente, de modo tal que dondequiera que hay basura orgánica  acumulada, como desperdicios de alimentos, papeles, trapos, etc., existen mayores riesgos y en Santiago, eso fue superado y por ende la gente se enferma menos”, dijo Mendoza.

Las mil cien toneladas de basura que diariamente produce la ciudad, son llevadas directamente a la planta de reciclaje y una vez es procesada, los residuos orgánicos son llevados al Vertedero de Rafey, destino final de los desechos sólidos, que hoy más que un vertedero, parece un parque que ha sido reforestado en su área de recuperación.