Familias en los Barracones temen podrían ser desalojadas

El Jacaguero

SANTIAGO, RD.- Una situación de incertidumbre viven las treinta familias damnificadas de Los Barracones, frente al CURSA-UASD en La Barranquita, terrenos del Estado, pero ahora han aparecido supuestos dueños que amenazan con desalojar a los hombres, mujeres y niños que habitan el paupérrimo sector.

Además del abandono por la falta de condiciones mínimas de salubridad, sin centros de atención para educación y ningún servicio en forma organizada a esta pobre gente se le suma otro elemento todavía más preocupante, tienen que luchar por no quedarse en la calle.

Familias en los Barracones temen podrían ser desalojadas.BG

En estas barracas, que no pudo haber tenido mejor definición, hay familias completas de muchas tragedias vividas en 12 años en la ciudad.

En el año 2000, se produjo un incendio en un improvisado sector frente a la Villa Olímpica, llamado Los Guandules, donde la mayoría de las casas fueron diluidas por las llamas, siendo trasladados a unos cuartuchos de madera y zinc frente al CURSA UASD.

De esta cisterna de usa agua para tomar, bañarse y lavar.BG

También enviaron a ese sector a damnificados de fenómenos atmosféricos de la ciudad, sin haber espacio, y se colocaron como un “sálvese quien pueda”.

Las conexiones eléctricas fueron hechas por los mismos ocupantes  y también el sistema de agua. Mientras que por cada tres habitaciones de las barracas tienen una letrina, donde hacen sus necesidades y se bañan al aire libre.

El señor Abel Delgado Soto, presidente de la Junta de Vecinos, informó que a pesar de que deben bregar con la cotidianidad que son enfermedades infectocontagiosas y falta de servicios básicos, ahora intentan desalojarlo.

Fidelia Rodríguez, recuerda que llegó al lugar hace 12 años y que a pesar de la promesa de llevarlo a viviendas dignas no han logrado el salto.

Angel Castillo, mostró documentaciones del censo realizado por la Defensa Civil, que señala que hay 30 familias en Los Barracones.

Mientras que José Delgado, visiblemente preocupado y molesto por la falta de atención de las autoridades asegura que de aquí “a nosotros solo nos sacan muerto”, porque no tienen a donde ir.

Sentencia de deslinde

El abogado Angel Luis Castillo, abogado apoderado por la señora María Altagracia Estévez, notificó a las treinta familias el deslinde de los terrenos que forman parte de las propiedades del Estado, pero que es reclamado por particulares.

Según el documento del Tribunal de Tierras, el deslinde es a realizarse en la parcela 201 del Distrito Catastral no.7, según consta en el expediente 021-0603799 y 495-06-03163.

Asimismo, los residentes en Los Barracones acusan al abogado Castillo, de amedrentarlos y amenazarlos que si ofrecen resistencia e información a la prensa será peor.

Cuando reporteros de La Información, visitaron Los barracones, muchos se escondían y otros se negaron a salir de sus casas por temor.

El presidente de la Junta de Vecinos, Abel Delgado Soto, dijo que han visitado el Tribunal de Tierras, Bienes Nacionales, Defensa Civil y otras autoridades, pero nadie los recibe, ni les da respuestas.

Indica que un supuesto miembro del PLD en la provincia estaría presionando también para sacarlos, porque junto a la señora Estévez pretenden repartirse los terrenos que ocupan, propiedades del Estado.

De acuerdo a las versiones recogidas en el lugar, las apetencias desbordadas por los predios donde se ubican los Barracones surgen a partir del establecimiento del CURSA UASD.

Señalan que al estar los terrenos frente a la Universidad, pueden constituir buen negocio para quienes los tomen levantar edificios de pensiones o restaurantes y cafeterías.

No tienen a dónde ir

Estas familias con 12 años en el lugar, llegaron ahí con la promesa de ser reubicados luego en apartamentos o viviendas económicas que construiría el gobierno.

Sin embargo, se ampliaron las construcciones en el espacio de Villa Liberación y no fueron tomadas en cuenta.

El año pasado en octubre fueron inaugurados los apartamentos de La Herradura, varios edificios y no se entregó uno solo a los damnificados, porque fue una repartición política.

Los residentes en Los Barracones están solos en su lucha por evitar ser desalojados, porque no tienen donde ir, mientras sus “atacantes” mueven cuantiosos recursos jurídicos y económicos para volar las casuchas en muy malas condiciones.

Las elecciones

Siempre en períodos electorales son visitados con frecuencia por las autoridades, como por ejemplo las promesas del 2008 de que serían reubicados. También en el 2010 fueron frecuentados donde se les dejó algunas bolsitas de comida y nuevamente la promesa de sacarlos de esa miseria.

Pero extrañamente, este año 2012, en medio de la vorágine electoral, no han sido visitados por los políticos de la campaña a favor del gobierno, sino por un peledeista que no identificaron que quiere sacarlos junto a la señora María Altagracia Estévez.

Al consultar al señor Dionisio Balbuena, sobre el problema, dijo que nadie lo saca de ese lugar para dejarlo en la calle, antes “hay que matarme”.

Algunos de los consultados por este diario, advirtieron un “baño de sangre” si son desalojados, porque no lo permitirán.

Los problemas de contaminación

De acuerdo a los residentes en el lugar, los desperdicios no son recogidos, escasea el agua y el mal servicio sanitario atenta contra la salud de niños y niñas.

Mientras que la escuela de Los Barracones está muy lejos. Los refugios se clasifican en altos y bajos, donde los primeros fueron construidos en el primer gobierno del doctor Leonel Fernández (1996-2000), los que entregó días antes de abandonar el poder.

Después de 10 años de ser ubicados en ese barrio, improvisado frente al Centro Regional Universitario (CURSA), esas familias todavía esperan por los programas anunciados para ayudarlos. Pidieron casi a gritos, se les ayude a salir de la precariedad en que viven.

Personas consultadas, regularmente se produce en el lugar casos de dengue, fiebre, y otras afecciones, donde la mayoría de los hombres no tienen empleo, pasan más tiempo con sus parejas “haciendo niños”, ya que pocos aplican para que lo contraten en una empresa, por las mismas condiciones en que habitan.

¿Que opinas sobre esto?