Estados Unidos flexibilizará algunas sanciones contra Venezuela

Redaccion
Mundo
Chevron Corp

Los funcionarios estadounidenses dicen que esperan que el diálogo se reanude en unas semanas

Estados Unidos está tomando medidas para aliviar algunas sanciones económicas a Venezuela en un gesto destinado a alentar la reanudación de las negociaciones entre la oposición respaldada por la administración de Joe Biden y Nicolás Maduro.

os cambios limitados permitirán a Chevron Corp negociar su licencia con la compañía petrolera estatal Pdvsa, pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano, dijeron dos altos funcionarios estadounidenses que hablaron en condición de anonimato.

Además, Carlos Erik Malpica-Flores, exfuncionario de alto rango de Pdvsa y sobrino de Cilia Flores, será eliminado de una lista de personas sancionadas, dijeron, según reseñó un reportaje de Regina García Cano para The Associated Press.

Las medidas siguen a los gestos de buena voluntad de Maduro después de reunirse en marzo con representantes de la administración del presidente Joe Biden y una reunión reciente en América Central entre funcionarios estadounidenses y la principal coalición opositora de la Plataforma Unitaria para discutir un camino a seguir.

“Son cosas que… la Plataforma Unitaria negoció y nos vino a pedir que las hiciéramos para poder volver a la mesa de negociación”, dijo uno de los funcionarios.

Más:  EEUU reveló que para ingresar al país a partir del 8 de noviembre hay tener prueba de vacunación

Decenas de venezolanos, incluido el fiscal general del país y el jefe del sistema penitenciario, y más de 140 entidades, entre ellas el Banco Central de Venezuela, seguirán sancionadas. El Departamento del Tesoro continuará prohibiendo transacciones con el gobierno venezolano y Pdvsa dentro de los mercados financieros estadounidenses.

El gobierno de Venezuela suspendió las conversaciones con la oposición en octubre luego de la extradición a Estados Unidos de Alex Saab por cargos de lavado de dinero.

Durante los últimos cinco años, EE. UU. ha utilizado sanciones financieras y personales, acusaciones penales y apoyo a grupos clandestinos en una campaña fallida para destituir a Maduro y restaurar lo que considera la democracia robada de Venezuela.

Pero en marzo, funcionarios estadounidenses viajaron a la capital de Venezuela, Caracas, para reunirse con Maduro después de que la invasión rusa de Ucrania trastornó el orden mundial y obligó a Washington a repensar sus prioridades de seguridad nacional.

Tras la reunión, Maduro liberó a dos presos estadounidenses y prometió reanudar las negociaciones con sus opositores, al tiempo que altos funcionarios estadounidenses dijeron que el gobierno calibrará las sanciones en función de los resultados concretos de las negociaciones y las volverá a imponer en caso de retroceso en el proceso de diálogo. AP