El toro que no quiso participar del encierro de San Fermín

El toro que no quiso participar del encierro de San Fermín.

Un toro fue protagonista de un curioso episodio en el quinto encierro de los sanfermines: tras avanzar unos pocos metros, decidió regresar a los corrales de partida, en una situación que no se registraba en Pamplona desde hace ocho años.

El toro, llamado “Curioso I” y perteneciente a la ganadería de José Escolar, dio media vuelta poco antes de llegar al sitio donde se encuentra la imagen de San Fermín, completando apenas unos 20 metros de carrera. Los otros cinco animales completaron el recorrido del siempre polémico encierro, que terminó con cuatro heridos.

En una conferencia de prensa ofrecida tras el encierro, el alcalde de Pamplona e historiador Joseba Asiron, recordóo que anteriormente ya hubo “algún precedente” de lo ocurrido hoy, pero nada similar en las últimas décadas, aunque ha rememorado una anécdota lo sucedido a principios del siglo XX cuando un toro quedó suelto en el encierro sin querer seguir la carrera y fue un perro quien finalmente le guió en el recorrido hasta los corrales.

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona, Aritz Romeo, valoró la actuación “eficaz, rápida y efectiva” de los encargados de llevar adelante el encierro. Y aseguró que “en ningún momento se ha barajado sacar al toro” para que completara en solitario el encierro una vez que sus hermanos lo habían ya hecho junto a los cabestros guía.

Las calles empedradas del centro de Pamplona estaban atestadas de corredores, ya que los encierros que caen en fin de semana suelen ser los más concurridos de las fiestas. Los festejos, que duran nueve días, ganaron fama mundial por la novela de Ernest Hemingway “Fiesta” (”The Sun Also Rises”) de 1926.

Cada mañana, a las 8 en punto, seis toros bravos recorren las calles medievales de la ciudad acompañados de seis cabestros -toros mansos con un cencerro al cuello- que les ayudan a mantener junta la manada y completar el recorrido hasta la plaza.

Más allá de este episodio, “Curioso I” no podrá esquivar el cruel destino de sus compañeros de manada, que cada año -junto a los encierros- despierta múltiples protestas de agrupaciones defensoras de los derechos de los animales: por la tarde, será toreado en la plaza de Pamplona, el sitio donde cada mañana finaliza el encierro.

clarin.com

¿Que opinas sobre esto?