El Rey ya camina con muletas y descansa sin calmantes

El cirujano Ángel Villamor, explicando la operación del Rey. / GORKA LEJARCEGI

El Jacaguero

ESPAñA.- El Rey ha podido descansar sin necesidad de calmantes esta noche y ya camina con muletas. El hospital San José de Madrid, donde se encuentra ingresado, ha difundido este mediodía el segundo parte médico del estado del Jefe del Estado tras ser operado de una fractura de cadera con artrosis. “Su evolución ha sido muy positiva”, reza el comunicado, “a primera hora de la mañana se le ha practicado la primera cura posoperatoria y ha continuado con las sesiones de protocolo de recuperación intensiva. Consisten en masaje de drenaje y movilizaciones activas y pasivas”. El documento, firmado por el cirujano Ángel Villamor y el jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey dice: “Esta mañana ha llegado con facilidad y sin dolor a una flexión [de la cadera operada] de 90 grados y ha caminado con total autonomía ayudándose de dos muletas”

El cirujano Ángel Villamor, explicando la operación del Rey. / GORKA LEJARCEGI

Ell presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sido la primera autoridad en visitar a don Juan Carlos. Al salir del centro ha dicho que ha visto al monarca “muy animado” y que el viernes mantendrán el “despacho habitual”. Ayer la Casa del Rey pidió que se evitara molestar al Rey. Solo el príncipe y la infanta Elena con su hija Victoria pudieron verle. Fuentes oficiales señalan que don Juan Carlos está con muy buen ánimo y deseando acelerar la recuperación.

Esta tarde está previsto con los príncipes de Asturias visiten al Rey acompañados de sus hijas las infantas Leonor y Sofía. También acudirá a la clínica la infanta Elena quien tiene que atender a su hijo Felipe, ingresado desde el lunes por un disparo de escope en el pie.

La reina llegará mañana por la mañana a Madrid en vuelo regular desde Grecia y se dirigirá directamente al hospital para conocer el estado de salud de don Juan Carlos. Ayer la infanta Elena aseguró que tanto la reina como la infanta Cristina está permanentemente en contacto para seguir la evolución del monarca.

Los médicos que han atendido a Don Juan Carlos tras el accidente que sufrió en la madrugada del jueves al viernes mientras participaba en una cacería de elefantes en Botsuana creen que en “uno o dos meses” el monarca ya estará haciendo su vida normal. Mientras, será su hijo, el Príncipe Felipe, quien asuma su agenda.

El Príncipe acudió a la clínica ayer a última hora y pudo ver al Rey: “Está muy bien, muy animado, con hambre y deseando enseguida levantarse y volver a la actividad”, explicó. Por la tarde también había recibido la visita de la infanta Elena, acompañada de su hija Victoria, tras presidir un acto por la mañana.

En la operación, que duró dos horas y cuarto, los cirujanos le colocaron al Rey una prótesis en la cadera. Para explicar la intervención, los médicos se ayudaron ayer de varios gráficos y de un modelo de la prótesis. La cirugía, dijo el doctor Ángel Villamor, ha servido tanto para resolver la fractura producida por la caída como para solucionar una artrosis en esa misma cadera que le provocaba molestias. “De ahí que la operación se haya alargado y hayamos aplicado una cirugía válida para solucionar ambos problemas”, añadió.

“Con esa prótesis”, continuó, “pretendemos no tener le que operar nunca más de esa cadera. La fractura tenía varios trazos, y suponía un estallido de la zona más alta del fémur. Hemos conseguido sustituir la articulación desgastada por una prótesis aprovechando que teníamos que sintetizar la fractura que se había producido. El resultado ha sido satisfactorio y tras la intervención Su Majestad ha pasado a la UCI. A las ocho horas ya ha subido a la habitación. Está sin dolores y prevemos que esta tarde haga la primera sesión de fisioterapia”.

Respecto a los plazos de recuperación, Villamor calificó el caso de “especial” por asociarse las dos lesiones y las dos cirugías en una. “Esperamos que esté ingresado cuatro o cinco días. Normalmente, en uno o dos meses el paciente está haciendo actividad física normal, pero creemos que ya en una semana o 10 días podría estar haciendo labores de despacho”. Preguntado si esa “actividad física normal” incluía sus aficiones, por ejemplo la caza, el doctor respondió: “Tenemos pacientes operados de cadera, un cuñado mío, que hace alta montaña con dos operaciones. Lo normal es que se olvide de sus caderas y pueda hacer su actividad normal. Además, las molestias que sufría las hemos subsanado. No debe tener ninguna limitación”.

Los médicos han desvelado que el viaje de vuelta a Madrid se hizo con celeridad y sin problema alguno. De hecho, enfatizaron, “el Rey vino sentado normalmente en el avión, que no estaba medicalizado”. “Teníamos un médico intensivista con su Majestad, peor no hubo que hacer nada especial”, explicó Avelino Barros, jefe de los servicios médicos de la Casa del Rey.

El accidente fue en la madrugada del jueves al viernes, en la residencia en la que se encontraba en Botsuana, cuando se dirigía al cuarto de baño. En ese momento, el rey Juan Carlos sufrió un tropezón en un escalón que le provocó la caída y la fractura. Concretamente sufrió “una torsión de cadera derecha, que causó una rotura en la parte superiór del fémur”. Este es el diagnóstico que ayer hizo público el doctor Villamor sobre el percance sufrido por el Rey cuando se encontraba participando en una cacería de elefantes.

Cuatro operaciones en menos de dos años, tres de ellas de traumatología, permiten calificar al Rey como reincidente en este tipo de daños. Villamor utilizó este hecho para enfatizar la fortaleza anímica de don Juan Carlos: “Desde el primer momento nos llamó la atención el espíritu de sacrificio con que toma las lesiones. Es similar a la fortaleza con la que los deportistas asumen esos problemas. Sí es casualidad que hayamos tenido tres cirugías seguidas en dos años, pero a nosotros casi nos preocupa más que le pudiera haber afectado al ánimo. Pero ha sido al revés. Él nos ha acabado animando a nosotros”

Fuente: El País.com


¿Que opinas sobre esto?