El Ministro de Salud

Franklin Rosa

En 61 días de pandemia el Ministro de Salud no ha podido lograr los siguientes aspectos:

Implementar el despistaje con pruebas  masivas y gratis para detectar los contagiados sintomáticos y asintomáticos

Hacer un levantamiento de todo la infraestructura del sistema de salud para determinar cuantas  camas, las  UCI, internistas, médicos y enfermeros , personal de apoyo, técnicos  y proyectar cuantos serán las camas, UCI  con sus respiradores  mecánicos y personal médicos y técnicos que necesitaremos cuando la pandemia  alcance  su máximo y cuantos nuevos  centros de internamientos  deben habilitarse para ofrecer una asistencia médica con aislamientos  hospitalaria a todos los contagiados.

No ha podido habilitar el primer Centro de Internamiento para ofrecer asistencia médica a los contagiados leves, asintomáticos  y a parte de los 4,256 contagiados confirmados que se encuentran en aislamientos domiciliarios.

No ha podido lograr que las Administradoras de Riesgos de Salud  ARS y  los Prestadores de Servicios de Salud, las  clínicas privadas, acepten los contagiados y le den seguimientos y supervisión a los que se encuentran en aislamientos domiciliarios.

Lo  más  simple que pudo haber logrado el Ministro de Salud para fortalecer el distanciamiento social  la  distribución gratis de mascarillas y la aplicación masiva de las pruebas rápidas y de PCR,  que son dos elementos esenciales para una contención efectiva  de la transmisión comunitaria, no ha podido lograrlo.

El Ministro de Salud  lo que debe reconocer es que está administrando un sistema de salud colapsado que no ha podido brindarle una asistencia  médica real a todos los contagiados pues en el Boletín  No 43 revela que de los 5,588 casos activos sintomáticos confirmados solamente 1,332 están en aislamiento hospitalario que representan el 23.83%  de todos los contagiados activos, como se puede contener una pandemia de este virus tan letal e infeccioso teniendo prácticamente en la calle el 76.17%, unos 4,256 contagiados que se encuentran en aislamiento domiciliario.

Esta es la verdadera  realidad del colapso del sistema de salud al dejar sin asistencia médica a 4,256 contagiados, enviándolo a su casa a morir y a contagiar a sus familiares.

Hay que reconocer que las medidas de la cuarentena, el toque de queda y las restricciones de tránsito, que han sido muy bien acatada por la ciudadanía, han cumplido al retener el avance de la pandemia hacia los barrios populares y a disminuir un poco el avance exponencial de la pandemia.

Lo peor está por llegar que es la transmisión comunitaria en los grandes barrios populares, que viven en  un hacinamiento tal,  que le es imposible mantener el distanciamiento social, los brotes explosivos  de contagio  es cuestión de tiempo y será más trágica la situación si la pasividad del Ministro, el gobierno y del sistema de salud se mantienen y no aplican medidas serias para contener y mitigar la pandemia y superar el colapso del sistema de salud.

Por Franklin Rosa

¿Que opinas sobre esto?