Dominicanos NYC abarrotan supermercados

Dominicanos NYC abarrotan supermercados suplirse alimentos por coronavirus

Ramón Mercedes

NUEVA YORK.- Después que el alcalde de esta ciudad, Bill de Blasio, la declarará en emergencia la tarde del pasado jueves por los efectos de la mortal enfermedad coronavirus, a los dominicanos le ha entrado un nerviosismo por comprar en masas en los diferentes supermercados de la Gran Manzana.

Pero la incertidumbre se ha apoderado más de ellos, al igual que de otras etnias, luego que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump anunciara el pasado viernes emergencia nacional en los EE.UU.

Ya muchos supermercados en Manhattan, El Bronx, Brooklyn y Queens comienzan a tener góndolas vacías y semi vacías, esperándose que los productos comestibles enlatados se terminen o sufran una baja significativa en las próximas horas.

Se ha podido observar a empleados de algunos de estos negocios estar cambiándole precios a varios productos, pero las autoridades están solicitando a los neoyorkinos que llamen al teléfono 1800-697-1220 de la Fiscal General.

El ritmo vertiginoso del coronavirus ha dejado en el estado de NY más de 800 contagiados y más de 5 mil están siendo evaluados, ha informado el gobernador Andrew Cuomo.

Hasta el momento no se ha informado de ningún quisqueyano contagiado ni internado, de los más de 850 mil residentes en esta Metrópoli con cerca de 9 millones de habitantes.

Hasta este domingo 15 de marzo del 2020, han fallecido 5 personas en la Gran Manzana y cerca de 400 están contagiados. 2 personas más en fallecido en el resto del estado y dos más en NJ.

Todas las escuelas públicas serán cerradas a partir de este lunes tanto en NY como en NJ.

La Arquidiócesis de NY canceló la misa en el día nacional de oración.

Varios asambleístas estatales están contagiados, varias ciudades de NJ mantienen toque de queda en horas de la noche.

El alcalde De Blasio y expertos en salud indican que esta anormal situación será hasta septiembre, pero el gobernador Cuomo sostiene que podría ser aún más largo, lo que ha motiva a los criollos comprar en grandes cantidades determinados productos enlatados.