De la anomia al nuevo pacto ciudadano

Adolfo Pérez de León

El Jacaguero

Por Adolfo Pérez de León

SANTO DOMINGO, RD.-Durante los últimos ocho años el Partido de la Liberación Dominicana ha podido retratarse de cuerpo entero ante la población dominicana. El deterioro paulatino de las condiciones de vida, el desmonte del sistema productivo nacional, el clima de inseguridad física y jurídica, son solo muestras de las consecuencias de un gobierno despreocupado. Esas y otras problemáticas son el fruto de un modelo político y económico errado. Ha sido la

Adolfo Pérez de León

visión que del Estado tiene la dirigencia peledeísta que ha llevado al país por el camino de la anomia.

Las instituciones nacionales carecen de legitimidad ante una población que observa cómo quienes están llamados a dar el ejemplo, hacen y deshacen a su antojo. La gente teme por su vida y sus bienes ante un drama que incluye asaltos violentos, tráfico de drogas sin control, asesinatos y secuestros. La Policía Nacional, más empeñada en las relaciones públicas que en la efectividad contra el crimen, es un organismo plagado por los vicios que ya se empiezan a generalizar en la sociedad. El sector privado, al grito, sin incentivos, ahora teme porque los actores gubernamentales, empeñados en su enriquecimiento, le quiten por vías ilegales y abusivas, sus nichos de negocios. Y es que cuando un proyecto de poder se enquista en el Estado sin un diagnostico claro de la sociedad, se produce un caos en el cual solo pescan los que negocian con el dinero público.

Leonel Fernández se ha sincerado con este pueblo. En ocho años de descontrol y desastre se ha sentido satisfecho. Un falso crecimiento que no genera riquezas más que en los que se aprovechan de sus posiciones. Un falso modelo de desarrollo que prioriza el cemento y la varilla, la sobrevaluación del movimiento de tierra, por encima del ser humano. Y la gente al grito, cansada, ha perdido las sonrisas. Es esa la continuidad que ofrece el PLD. Es ese el camino que cambiará el Partido Revolucionario Dominicano.

La noche es oscura, pero veremos la blanca luz al final del túnel. El camino trazado es el de la recuperación. El de la confianza en las instituciones y el compromiso social. El camino trazado lo marca un nuevo pacto partido-ciudadanos. Ese camino de avance conjunto, de fiscalización continua, es el que hará posible un buen gobierno. Si el PRD se separa de los sectores liberales que le han dado vida durante toda su historia, su fracaso será la fractura social. Si, como garantizan Hipólito y Luís Abinader, nos mantenemos unidos, caminando con el oído en el corazón de la gente, la victoria electoral verá sus frutos en una gestión transparente, coherente con nuestro programa de gobierno, con el ser humano en el centro.

Basta ya de palabrería, de falsa modernidad. Queremos un gobierno que piense en los dominicanos y las dominicanas, no en los funcionarios y sus socios. Hay que salir de la lógica rentista que expropia el dinero público para engrosar fortunas no trabajadas. Hay que invertir bien lo que hoy se pierde en corrupción. Hay que distribuir el ingreso y gobernar con austeridad. Ese es el reto del PRD, esa es nuestra apuesta. La gente nos está dando la mano, hemos recobrado la confianza. Sabemos que podemos. Queremos hacerlo. Queremos un mejor país, pero para todos.

Ingeniero industrial y dirigente del PRD

¿Que opinas sobre esto?