Avión de Ryan Air
avión

¿Cuánto cuesta comprar un avión?

Los fabricantes revisan los precios de sus catálogos

¿Cuánto cuesta comprar un avión?
Imagen de archivo de aviones de Delta y American Airlines en Dallas (Lm Otero / AP)
Por JAVIER ORTEGA FIGUEIRAL

Hay varias preguntas recurrentes en el mundo de la aviación comercial. Una de las clásicas es plantearse cómo es posible que unos aparatos tan grandes puedan separarse de la tierra y volar a unos 900 kilómetros hora rumbo a su destino. Otra cuestión frecuente es a la velocidad en que las ruedas se separan de la pista durante el despegue y el avión “se va al aire”. Una clásica también es el peso de una aeronave a máxima capacidad y otra bastante habitual, en este caso para las personas más curiosas es saber el precio del aparato en el que están volando.

En referencia a la primera pregunta la explicación excedería la intención de este texto, aunque a grandes rasgos es por el diseño de las alas y a ganar y mantener cierta velocidad. Con eso se consigue que el aire circule de manera diferente por la parte superior y la inferior: por abajo hay mayor presión y por arriba menos, pues las partículas de aire frenan en el primer caso y aceleran en el segundo. Eso se traduce en un la llamada sustentación o fuerza que empuja y mantiene a los aviones en el aire a ciertas velocidades.

Un mundo de aviones

En respuesta a la segunda, esta es variable, dependiendo del tipo de avión y aún dentro del mismo tipo de aeronave, el peso determinará la velocidad con la que se despega, que variará entre los 240 y los 280 kilómetros por hora, mientras que sobre la tercera, a máxima carga un Airbus A380 como los de Emirates puede llegar a pesar 560 toneladas, un Boeing 737 como los de Ryanair 79.000 kilos o un trirreactor Falcon 900 como los que el Ejército del Aire usa para el transporte de personalidades tiene un peso máximo al despegue de 22 toneladas.

Las respuestas a la cuarta pregunta varían cada año, pues en enero los fabricantes de aeronaves siempre retocan los precios de los diferentes modelos de aviones que construyen. Como cualquier otro sector, Boeing, Airbus, Bombardier o ATR tienen su catálogo con un listado de precios para cada producto y así cada aeronave tiene su “precio de catálogo”, a modo de referencia, aunque después rara vez las compañías aéreas o las sociedades de alquiler de aviones pagan ese precio real, pues la cifra es un punto de partida sobre la que negociar. No es lo mismo el poder de negociación de Senegal Airlines, que recientemente adquirió dos aviones turbohélice ATR que el de Indigo Group, que recientemente firmó un contrato con Airbus para la adquisición de 430 aviones a repartir entre cuatro aerolíneas del holding.

Incógnita resuelta

En todo caso, los precios de salida de las diferentes aeronaves que podemos ver normalmente en un aeropuerto comercial son las siguientes.

El fabricante americano Boeing vende sus B-737 serie 800 a 83 millones de euros. Este aparato es la columna vertebral de aerolíneas como Ryanair o Air Europa, compañías que para sus próximos pedidos ya tiene en cuenta el nuevo desarrollo del avión, la versión MAX8, con tecnología más avanzada y sobre todo un menor consumo de combustible que a precio de catálogo sube a 95,4 millones de euros.

Varios Boeing 737 de la serie 800 estacionados en el aeropuerto de Girona-Costa Brava

Varios Boeing 737 de la serie 800 estacionados en el aeropuerto de Girona-Costa Brava (Javier Ortega Figueiral)

El resto de la gama de Boeing son ya modelos de cabina ancha, doble pasillo para pasaje y alcance intercontinental. El aparato más económico de este apartado es el Boeing 767-300ER que cuesta 171 millones de euros. Como referencia, este es el aparato con el que Air Canadá, American Airlines o Delta vuelan habitualmente desde Barcelona a Montreal, Miami o Nueva York. American también vuela a El Prat con el Boeing 777, modelo que también usó Singapore Airlines para sus vuelos desde y hacia Singapur. Este aparato, según la serie que sea o sus capacidades tiene una horquilla de precios bastante amplia que va desde los 240 a los 346 millones por unidad.

Un Boeing 777 de Singapore Airlines en El Prat. Este fue el avión que la compañía usó en Barcelona hasta cambiarlo por un Airbus A350

Un Boeing 777 de Singapore Airlines en El Prat. Este fue el avión que la compañía usó en Barcelona hasta cambiarlo por un Airbus A350 (Javier Ortega Figueiral)

Los aviones más modernos de Boeing son los Boeing 787, que tienen en apodo Dreamliner. Son aparatos de un diseño completamente nuevo, menor consumo, mas ligeros en cuanto a los materiales con los que han sido construidos. Hay también un detalle que el pasajero nota enseguida cuando realiza un vuelo largo en estos aviones: el porcentaje de humedad en cabina es más alto y hay una mayor cantidad de oxígeno, lo que provoca menos cansancio a bordo. Hay tres versiones del Dreamliner, las series 800, 900 y 1000, que van desde los 195 a los 265 millones de euros cada uno. Este es el avión con el que Norwegian se ha estrenado como compañía intercontinental, una red en la que ha incluido a Barcelona y posteriormente a Madrid para volar a Estados Unidos. En El Prat este avión también lo opera la colombiana Avianca, la estadounidense American, la española Air Europa y la catarí Qatar Airways.

Uno de los Dreamliners de Norwegian en la terminal de entregas de Boeing en Seattle, Estados Unidos (JOF)

Uno de los Dreamliners de Norwegian en la terminal de entregas de Boeing en Seattle, Estados Unidos (JOF) (Javier Ortega Figueiral)

El producto más grande de Boeing es actualmente el menos vendido: el Boeing 747 de la serie 800: cada uno cuesta según catalogo 329 millones de euros en su versión de pasaje únicamente ha sido vendido a algunos clientes VIP del Golfo Pérsico, básicamente a las diferentes familias reales de la región, también en su variante comercial a Air China y Korean Air, mientras que en Europa el único operador de este modelo de dos pisos de Boeing es Lufthansa, que también es operador del otro gigante de los cielos: el Airbus A380, que como su gran competidor estadounidense ha tenido en los últimos tiempos una importante sequía de pedidos, aunque por la carga de trabajo que aún le queda, aun se seguirá fabricando durante algunos años. En este caso, el fabricante europeo cotiza a su gigante en 364 millones de euros la unidad en su nuevo catálogo, presentado hace unos días.

Dos Boeing B-747 de Lufthansa en un hangar del aeropuerto de Frankfurt-Main, Alemania (JOF)
Dos Boeing B-747 de Lufthansa en un hangar del aeropuerto de Frankfurt-Main, Alemania (JOF) (Javier Ortega Figueiral)

Los otros productos de Airbus

Como Boeing, Airbus tiene un amplio catalogo de aeronaves, que van desde el ya mencionado superjumbo A380 a jets de menos de 150 plazas para vuelos de alcance corto y medio. Su modelo más vendido es el Airbus A320 del que han nacido diferentes variables dependiendo del tamaño de su fuselaje, que le permite llevar mas o menos pasajeros: desde el A318 al A321. Además en los últimos años se ha desarrollado un modelo aún más moderno a rebufo del éxito del avión, en el que básicamente se ha cambiado su motor. Ahora los aparatos se llaman igual, aunque se les ha añadido el apellido “Neo”, con una mejor planta motriz, menor consumo y también una bajada sustancial en emisión de gases.

El A320 es el avión-tipo de la compañía más importante de Barcelona: Vueling. Cada unidad tiene un coste de 82,5 millones de euros, mientras que la variante NEO del mismo sube a los 90. Este mismo operador tiene una pequeña flota del modelo A319, que son usados para vuelos con menor demanda y sobre todo para operar en aeropuertos con pistas cortas como Florencia o San Sebastián. En su caso estos precios, siempre según el catálogo del fabricante europeo se mueven entre los 75 y los 82 millones, mientras que en la versión de mayor capacidad, la llamada A321, los precios llegan a los 105 millones de euros. Esta familia de Airbus de pasillo unido es también la base de las flotas de grandes operadores como Easyjet, Iberia, British Airways, Wizz Air o Aeroflot.

Un Airbus A320 de Vueling en el hangar de Iberia mantenimiento en el aeropuerto de Barcelona-El Prat
Un Airbus A320 de Vueling en el hangar de Iberia mantenimiento en el aeropuerto de Barcelona-El Prat (Javier Ortega Figueiral)

Dentro de su catálogo de aparatos de cabina ancha y largo alcance, Airbus ha dejado de fabricar aviones cuatrirreactores, salvo en el caso del A380 y en la actualidad todos los modelos que tiene en producción o desarrollo son jets de dos motores: los Airbus A330 y los A350 en diferentes series. El A330 es el avión con el que Level empezó a operar sus vuelos Barcelona-América. También es un modelo habitual con el que Turkish Airlines vuela a Estambul o con el que Air China realiza sus vuelos a Pekín y Shanghái desde El Prat Dependiendo de su capacidad de pasaje, carga, longitud o motorización, los A330 cuestan desde los 195 a 212 millones por unidad.

Los A350 son los directos competidores del Dreamliner de Boeing: en ambos casos son aviones de un diseño nuevo, características similares e incluso coinciden en el uso de materiales compuestos para aligerar la estructura del aparato y bajar su consumo de combustible. En este caso el pasajero también percibe mejores sensaciones a bordo que en aviones de anteriores generaciones. El modelo es el que actualmente usa Singapore Airlines en sus vuelos con Barcelona, la aeronave tipo de la finlandesa Finnair tiene para sus vuelos Helsinki-Asia con conexión a El Prat o la apuesta de avión de nueva generación de Delta y también de Iberia y que empezará a recibir este año. Sus precios unitarios según las versiones escogidas están entre los 228 y los 300 millones de euros.

El primer Airbus A350 de la estadounidense Delta Airlines, en la zona industrial del aeropuerto de Atlanta
El primer Airbus A350 de la estadounidense Delta Airlines, en la zona industrial del aeropuerto de Atlanta (Javier Ortega Figueiral)

No todo se acaba en Airbus y Boeing. Aunque es cierto que ambas compañías copan el mercado de la aviación comercial, también hay un nicho que es campo de otros constructores como la canadiense Bombardier o la franco-Italiana ATR. El primero se ha especializado en la fabricación de turbohélices y jet regionales. Los segundos son conocidos como CRJ y tienen diferentes variables según su capacidad de pasaje que va desde los 70 a los 100 pasajeros. Son aviones óptimos para alimentar grandes hubs aeroportuarios o para realizar vuelos en mercados de poca demanda o regionales, en los que prevalece la variedad de horarios por encima de la capacidad, como sucede, por ejemplo en los vuelos interbaleares, como es el caso de la valenciana Air Nostrum, que además de estos vuelos, realiza otros interiores o a diferentes puntos de europa desde madrid y otros aeropuertos, incluido Barcelona, a donde vuela desde su base de Valencia. Los CRJ tiene un precio unitario que va desde los 33,4 a los 40 millones de euros, siempre sobre el catálogo canadiense.

Un reactor regional CRJ900 de Air Nostrum, rodando en el aeropuerto de Madrid-Barajas
Un reactor regional CRJ900 de Air Nostrum, rodando en el aeropuerto de Madrid-Barajas (Javier Ortega Figueiral)

Siguiendo la misma filosofía que el anterior fabricante, aunque especializado exclusivamente en aviones turbohélice, los aviones ATR se fabrican entre el sur de Nápoles y Toulouse, con la curiosidad de que los fuselajes de todos los aviones pasan siempre por Barcelona en su camino entre Italia y Francia, combinando el transporte entre barco y carretera hasta el centro de ensamblaje final. Existen dos modelos de este avión, que van desde las 42 plazas hasta las 78 y son muy útiles en mercados de todo el planeta, con especial importancia en archipiélagos y regiones apartadas en Brasil, sureste asiático o África. En el caso español, los ATR son el aparato de comunicación aérea común entre las islas Canarias con la compañía Binter, entre Melilla y la península con Air Nostrum o entre Balears con Air Europa Express. Cada uno de estos aparatos se vende por algo menos de 20 millones de euros.

Los ATR72 son el vehiculo aéreo fundamental para unir todos los aeropuertos de Canarias
Los ATR72 son el vehiculo aéreo fundamental para unir todos los aeropuertos de Canarias (Javier Ortega Figueiral)   lavanguardia.com