Consejos para “limpiar” el hígado

Aunque el hígado muchas veces parece estar relegado en comparación a otros órganos, como el corazón o el cerebro, cumple funciones cruciales para el funcionamiento de nuestro organismo. Por eso, es muy importante mantenerlo en óptimas condiciones. Aquí te contamos algunos consejos para lograrlo:

Función hepática

El hígado es el órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo y entre sus principales funciones se encuentra: metaboliza las grasas, carbohidratos y proteínas, almacenar energía, ayudar a digerir alimentos, procesar los medicamentos, y eliminar del cuerpo diferentes tipos de toxinas. Aquí te explicamos como puedes “limpiar” tu hígado para mantenerlo fuerte y en buen funcionamiento:

1. Aguacate

Además de ser una opción versátil en la cocina y poseer pocas calorías, el aguacate es una gran fuente de nutrientes esenciales, destacándose la vitamina E y B, minerales como el hierro, fósforo y magnesio, y muchos tipos de antioxidantes. Diferentes estudios hallaron que, gracias a esa composición, podría proteger al hígado y favorecer la eliminación de toxinas.

2. Limón

El limón estimularía la secreción biliar y ayudaría a metabolizar rápidamente las grasas, por lo que se volvió una opción muy popular para prevenir las inflamaciones del hígado y la vesícula. Incluso en muchas tradiciones medicinales, como la china, se recomienda beber zumo de limón durante el día para expulsar las toxinas.

3. Crucíferas

Aquí podemos encontrar vegetales como brócoli, repollo, berro, nabo, o rábano, todos excelentes desintoxicantes. Se cree que esto se debe a que producen enzimas que purifican la sangre, y contrarrestan los efectos de las toxinas y de los radicales libres, moléculas inestables que alteran las estructuras celulares.

4. Ajo

Existe evidencia científica que indica que el ajo crudo tendría muchas propiedades beneficiosas para proteger al organismo de bacterias y virus, a la vez que interviene en la activación de enzimas que mejoran el funcionamiento del hígado.

5. Frutos secos

Almendras, avellanas, cacahuates, castañas, nueces, pistachos, semillas de girasol y calabaza o anacardos, todos son buenas fuentes de ácidos grasos Omega 3, que, entre sus muchas bondades, ayudan al hígado a evacuar el amoníaco, sustancia responsable de una gran variedad de enfermedades. También existen estudios que asocian su consumo con una mejor oxigenación sanguínea.

6. Infusiones

Muchas infusiones se caracterizan por una actividad desintoxicante del hígado, gracias a que poseen antioxidantes, como las catequinas, o porque estimulan la producción de bilis, favoreciendo los procesos digestivos. Entre las más recomendadas están el diente de león, el té verde y el romero.

7. Hierbas aromáticas

Algunas hierbas aromáticas poseen sustancias que participan en la desintoxicación del hígado, estimulando la producción de bilis, favoreciendo el proceso digestivo y aumentando la oxigenación sanguínea. Entre ellas se destacan la cúrcuma, canela, cardamomo, cilantro y albahaca.

Cuidado con estos alimentos

El alto consumo de alimentos azucarados o altamente procesados, como gaseosas, dulces, postres, helados, roscas, galletas dulces, frituras, comidas rápidas y ciertos enlatados, se vincula estrechamente con problemas de salud, como trastornos cardíacos u obesidad. Sin embargo, también afectarían la función hepática y renal, alterando el proceso de desintoxicación corporal.

Limita el alcohol

Alrededor del 90% del alcohol se metaboliza en el hígado. Por eso, beber en exceso puede generar graves daños en la función hepática, causando inflamación y acumulación de grasas, lo que no solo deviene en problemas para eliminar toxinas del cuerpo, sino también en enfermedades como el hígado graso.

Haz ejercicio

El ejercicio se vincula con muchos beneficios, como prevenir enfermedades cardiovasculares o crónicas, controlar la inflamación del cuerpo, consumir el exceso de energía y estimular el proceso de desintoxicación. Si bien se aconseja realizar entre 150 y 300 minutos semanales de actividad moderada, puedes comenzar con caminatas y aumentar la intensidad a medida que te sientas cómodo.

Otros hábitos saludables

Para que nuestro hígado, y el proceso de desintoxicación, funcione correctamente, debemos tener un sueño adecuado y de calidad cada noche, durmiendo entre 7 y 8 horas diarias en horarios regulares. La hidratación también es fundamental, ya que no solo regula la temperatura corporal y lubrica las articulaciones, sino que permite que el cuerpo absorba los nutrientes y elimine las toxinas.

HOLADOCTOR

¿Que opinas sobre esto?