Anécdotas de Maria Sharapova y Novak Djokovic en su primera cena

Novak Djokovic y Maria Sharapova en una charla con Head. | Foto: head.com

El número 1 del mundo participó de una transmisión en vivo junto a la ex tenista rusa en la cual recordaron viejas historias y analizaron cómo es que un deportista vive el día a día encerrado en su hogar

Debido a la cuarentena por la pandemia del coronavirus, muchos deportistas han decidido tener constante actividad en sus redes sosiclae spara no perder el contacto con sus seguidores y es en este marco que las transmisiones en vivo se han vuelto algo cotidiano entre varias figuras de elite. En este caso, los protagonistas fueron Maria Sharapova y Novak Djokovic.

El diálogo entre ambos fue extenso, más de una hora, y no sólo se centró en el momento en el ue los tenistas atraviesan durante el aislamiento, sino además en recordar viejos momentos que protagonizaron. Uno de los más curioso fue la cena que compartieron la noche que se conocieron.

“Nos conocimos en un evento de exhibición, ambos éramos muy jóvenes. No sé si en aquel momento ya habías ganado algún torneo, fue en un evento en La Quinta, Indian Wells. Jugamos un dobles mixto y dijiste que si ganabas tendríamos que cenar juntos. Ganaste y luego me di cuenta que de verdad lo decías en serio, así que acabamos yendo a un restaurante japonés aquella noche”, reveló la ex número 1 del ranking de la WTA. Aunque este encuentro suene a una cita, en realidad no lo fue, o al menos lo disimularon al contarlo este martes: “Fuiste con una cámara antigua y le pediste al camarero que nos hiciese una foto. Y aquí estamos ahora. Creo que aquel día te comportaste como un fan”.

El momento más incómodo para el serbio fue cuando ella le pidió que admitiese si alguna vez había jugado un partido bajo los efectos del alcohol: “Fue en 2011. Venía de ganar Wimbledon, de cumplir todos mis sueños. Viajé (para la Copa Davis) y estuve con el equipo, pero pedí no jugar ningún partido oficial aquel fin de semana en el que Serbia jugaba contra Suecia. Al final me sacaron a jugar el dobles el sábado. En ese partido, vamos a decir que no vi la bola claramente. Vamos a dejarlo ahí”. Como es de esperarse, ese duelo fue derrota para su seleccionado, aunque se terminó imponiendo en la serie.

Con respecto a su trayectoria, Djokovic reconoció que el tiempo le dio a su vez madurez para enfrentar ciertos partidos y controlar sus emociones: “El tenis en la primera parte de mi carrera se basaba en ganar, trabajo duro, cumplir objetivos, fuerza bruta. Ahora, en los últimos 4 o 5 años y con la nueva forma de ver la vida que ser padre me ha dado, me he dado cuenta que el tenis representa un campo de batalla, una especie de escuela de la vida para mí. En la pista de tenis me he enfadado como nunca lo he hecho en mi vida. Para todos los jóvenes que estén viendo esto, por favor no vean mis vídeos rompiendo raquetas”. Aclaró que sus ataques de furia parecen estar controlados y que pocas veces golpea la raqueta o grita: “Cuando acepté la presión que supone estar en pista solo y mostrar tus emociones, cuando fui capaz de aceptar todas mis actitudes negativas del pasado en pista, di un gran paso para mi salud mental y para ser capaz de recuperarme mentalmente de todo”.

Con respecto a este punto, el número 1 del ranking ATP aseguró que la cuarentena le permitió profundizar sus estudios con respecto a la armonía espiritual que necesita tener como atleta de élite: “He estado leyendo mucho acerca de gente en la industria a las que considero mentores. Creo que hay mucha relación con todo lo que pasa en el tenis, cuando leo algo sobre el tema me ayuda a estar en sintonía con mi cuerpo. He pasado mucho tiempo leyendo sobre las funciones metabólicas de nuestro cuerpo, sobre nuestra salud mental y nuestra salud espiritual. En ese sentido, siempre he tratado de ser consciente y aplicar un enfoque holístico a mi vida y a mi tenis. Todo lo que hacemos antes de salir a la pista, cómo te sientes contigo mismo, creo eso tiene un enorme peso en lo que pasa dentro de la pista. Por eso he tratado de ganar conocimientos a la hora de conocerme mejor, de seguir aprendiendo, porque el tenis se sigue dando durante 11 meses al año, desgasta muchísimo”.

Fue allí cuando Sharapova decidió bromear con él: “No vamos a empezar a abrazar árboles, ¿verdad?”, comentario que provocó risas en ambos.

La ex tenista rusa, quien supo ser la mejor del circuito y que se retiró en febrero de este año, habló sobre los motivos que la llevaron a tomar esta decisión a los 33 años: “Estos dos últimos años mi fuerza de voluntad encontraba un freno en mi estado físico, en mi cuerpo. Sufrí mucho físicamente, pensaba que eran baches que podía superar, buscaba cualquier modo de hacerlo, pero seguía sufriendo en pista. Mi padre me preguntaba si quería ir con él a jugar un poco al tenis y le respondía que no, qué en qué estaba pensando . Había cosas que eran parte de mí, pero ya no sentía lo mismo cuando por ejemplo iba al sótano y me ponía con la bici estática, pensaba que qué estaba haciendo”

Además, Sharapova admitió que fue una gran tenista gracias a que éste es un deporte individual. Recordó que al llegar a Estados Unidos le costó socializar con otras personas y esto la afectaba en muchos aspectos, aunque no en la cancha, en donde incluso se hizo más fuerte. Obviamente, recordó también el trabajo duro que realizó durante años para alcanzar ese nivel que la llevó a ganar cinco torneos de Grand Slam.

Finalmente, ambos se despidieron de la charla y le mandaron un saludo a sus fans, quienes siguieron en vivo la transmisión (por momentos hubo más de 7 mil usuarios escuchando) y mandaron mensajes de apoyo hacia ambos en todo momento.  infobae.com

¿Que opinas sobre esto?