5 señales de que el mundo se dirige a una recesión

Redaccion
Economía
Recesión Económica

Recesión Económica. (Imagen Ilustrativa)

What’s your Reaction?
0
0
0
0
0
0

En todo el mundo, los mercados muestran señales de advertencia de que la economía global se tambalea al borde de un abismo. La cuestión de una recesión ya no es si ocurrirá, sino cuándo.

Durante la semana pasada, el pulso de esas luces rojas intermitentes se aceleró a medida que los mercados se enfrentaban a la realidad —antes especulativa, ahora certeza— de que la Reserva Federal seguirá adelante con su campaña de ajuste monetario más agresiva en décadas para exprimir la inflación de la economía estadounidense. Incluso si eso significa desencadenar una recesión y si se produce a expensas de los consumidores y las empresas mucho más allá de las fronteras de Estados Unidos.

Ahora hay un 98% de posibilidades de una recesión global, según la firma de investigación Ned Davis, lo que aporta cierta credibilidad histórica aleccionadora a la mesa. La lectura de probabilidad de recesión de la empresa solo ha sido tan alta dos veces antes, en 2008 y 2020.

Cuando los economistas advierten sobre una recesión, generalmente basan su evaluación en una variedad de indicadores.

Analicemos cinco tendencias clave:

El poderoso dólar estadounidense

El dólar estadounidense juega un papel descomunal en la economía global y las finanzas internacionales. Y en este momento, es más fuerte de lo que ha sido en dos décadas.

La explicación más simple vuelve a la Fed.

Cuando el banco central de Estados Unidos aumenta las tasas de interés, como lo ha estado haciendo desde marzo, hace que el dólar sea más atractivo para los inversores de todo el mundo.

En cualquier clima económico, el dólar es visto como un lugar seguro para dejar tu dinero. En un clima tumultuoso — por ejemplo, una pandemia mundial o una guerra en Europa del Este — los inversores tienen aún más incentivos para comprar dólares, generalmente en forma de bonos del gobierno de Estados Unidos.

inflacion sen%CC%83ales
La intervención del Banco de Inglaterra en el mercado de bonos esta semana restablece la confianza en los activos del Reino Unido. (Crédito: Chris Ratcliffe/Bloomberg/Getty Images)

Si bien un dólar fuerte es un buen beneficio para los estadounidenses que viajan al extranjero, crea dolores de cabeza para casi todos los demás.

El valor de la libra esterlina, el euro, el yuan chino y el yen japonés, entre muchos otros, se ha desplomado. Eso hace que sea más costoso para esos países importar artículos esenciales como alimentos y combustible.

En respuesta, los bancos centrales que ya luchan contra la inflación inducida por la pandemia terminan elevando las tasas más alto y más rápido para apuntalar el valor de sus propias monedas.

La fortaleza del dólar también crea efectos desestabilizadores para Wall Street, ya que muchas de las empresas del S&P 500 hacen negocios en todo el mundo. Según una estimación de Morgan Stanley, cada aumento del 1% en el índice del dólar tiene un impacto negativo del 0,5% en las ganancias del S&P 500.

El motor económico de Estados Unidos se detiene

El motor número 1 de la economía más grande del mundo son las compras. Y los compradores estadounidenses están agotados.

Después de más de un año de aumento de precios en casi todo, con salarios que no se actualizan, los consumidores se han contenido.

“Las dificultades causadas por la inflación significan que los consumidores están echando mano de sus ahorros”, dijo el economista jefe de EY Parthenon, Gregory Daco, en una nota el viernes. La tasa de ahorro personal en agosto se mantuvo sin cambios en solo 3,5%, dijo Daco, cerca de su tasa más baja desde 2008 y muy por debajo de su nivel anterior a la pandemia de covid-19 de alrededor del 9%.

Una vez más, el motivo del retroceso tiene mucho que ver con la Fed.

Bienvenido al territorio del mercado bajista

Wall Street ha sido golpeado con un latigazo, y las acciones ahora están en camino de su peor año desde 2008, en caso de que alguien necesite otra comparación histórica aterradora.

Pero el año pasado fue una historia muy diferente. Los mercados de valores prosperaron en 2021, con el S&P 500 aumentando un 27 %, gracias a un torrente de efectivo inyectado por la Reserva Federal, que desató una política de flexibilización monetaria doble en la primavera de 2020 para evitar que los mercados financieros se desmoronen.

La fiesta duró hasta principios de 2022. Pero a medida que se instalaba la inflación, la Fed comenzó a quitarse la proverbial molestia, elevando las tasas de interés y desmantelando su mecanismo de compra de bonos que había apuntalado al mercado.

La guerra, los precios altísimos y las políticas radicales chocan

En ninguna parte es más dolorosamente visible la colisión de calamidades económicas, financieras y políticas que en el Reino Unido.

Al igual que el resto del mundo, el Reino Unido ha tenido problemas con el aumento de los precios que se atribuye en gran medida al impacto colosal del covid-19, seguido de las interrupciones comerciales creadas por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. A medida que Occidente cortó las importaciones de gas natural ruso, los precios de la energía se dispararon y los suministros se redujeron.

Esos eventos fueron lo suficientemente malos por sí solos.

Pero luego, hace poco más de una semana, el recién instalado gobierno de la primera ministra Liz Truss anunció un amplio plan de reducción de impuestos que los economistas de ambos extremos del espectro político han denunciado como poco ortodoxo en el mejor de los casos y diabólico en el peor.

What’s your Reaction?
0
0
0
0
0
0